ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

miércoles, 14 de noviembre de 2018

SER EL RÍO, SER ENTRERRIANO, SER DE ENTRE RÍOS - Apuntes para una Historia del Mundo Entrerriano 1943/1976 - (Cap.5) 1era Parte


...Seamos vagas orillas de silencio inclinado
o los oídos de la misma noche
abiertos a qué hálito de flor y de agua juntos?”
Juan L. Ortíz
La noche en el arroyo”, en
El álamo y el viento” (1947)

...¡Soy entrerriano!
de ñandubay
Corazón tierno
y fibra fuerte
de caranday...”
Linares Cardozo
Soy Entrerriano”

...Veo pasar a Don Juan y El Cachafaz
y a El Entrerriano montando El pangaré,
con La Morocha argentina y la casquivana Ivette...
Con la milonga la voy de igual a igual...”

La Milonga y Yo”
Letra de Leopoldo Díaz Vélez y
Música de Tito Ribero
Estrenada por Tita Merello en la
película “Esto es Alegría”, de
Enrique Carreras, en 1968

...Por aquellos días, uno de los premios municipales que se
otorgan periódicamente agració a “Conocimiento de la
Noche”, mi tercer libro de poemas, cuya pieza más extensa,
Luz de provincia”, había crecido a lo largo de mis noches
entrerrianas. Compartí ese honor anual con Norah Lange…
con la sugestiva María de Villarino...y con mi comprovinciano
Julio Irazusta, historiador y ensayista de muy singulares
dotes...”
CARLOS MASTRONARDI
Memorias de un Provinciano” (1967)

Entre los años ´40 y ´70 del siglo que se fue, Entre Ríos osciló entre el sostenimiento de su base agropecuaria, que se fue tecnificando, la ilusión desarrollista expresada en mega obras de infraestructura y en sueños ideológicos y discursivos que buscaban evitar infructuosamente el éxodo laboral, la pobre y triste dialéctica peronismo-antiperonismo y una notable, profunda y brillante resistencia cultural desarrollada a través de la literatura, la música, la ensayística y la historiografía.

Podemos decir, que la tierra entrerriana se defendió primero con las flechas y el coraje soberano de los charrúas y los minuanes, después con la lanza de los gauchos federales, herederos y continuadores mestizos de aquella valentía nativa histórica; en el Siglo XX con la pluma, el canto y la reivindicación de los derechos sociales, y en nuestro Siglo XXI con el cuerpo en la calle y en las rutas defendiendo, más que nunca y necesariamente, nuestro mundo vital con la movilización ambientalista. Un claro hilo histórico une estas luchas: es el amor a nuestra tierra hecha querencia y a nuestra autonomía política federal. El desafío liberador es que, algún día, todas éstas luchas sean una sola lucha y una sola afirmación soberana.

Juan L. Ortíz había resumido el espíritu de nuestros poetas y de nuestra cultura cuando su mística logró ser-el-río, componiendo en 1938 esas líneas que hoy ya son un clásico y lo serán para todos los tiempos: “...Corría el río en mí con sus ramajes / Era yo un río en el anochecer, / y suspiraban en mí los árboles, / y el sendero y las hierbas se apagaban en mí./ Me atravesaba un río, me atravesaba un río!” sintetizó maravillosamente el gran escritor de Gualeguay en “Fui al Río”. Su reflexión poética fue afirmándose paso a paso en todo éste período que ahora estudiamos: Juanele fue uno de los más grandes referentes de la cultura entrerriana hasta que la muerte se lo llevó físicamente en 1978 (1).

Juan L.Ortíz

El eco-poema de Ortíz parece contrastar con la política de su época. Mientras Juanele nos invita a mirar profundamente hacia adentro y hacia nuestro entorno natural y social, la política dominante de ese tiempo miraba casi todo el tiempo hacia afuera. Medio siglo estuvieron gestionando y discutiendo los dirigentes políticos provinciales y nacionales hasta que se decidieron y pusieron en marcha la obra del Túnel Subfluvial Paraná-Santa Fe. Al poco tiempo se fueron inaugurando los grandes puentes que iban a sacar a Entre Ríos “del aislamiento y del atraso”, según la óptica transversal de todos los desarrollistas de la época, ya sean frondicistas, militares, peronistas o radicales.

A la ética cultural de ser el río se le opuso esta política de ser contra el río o ser sobre el río: pasaron los años y la provincia no modificó su estructura primaria, y las grandes inversiones de comunicación en todo caso aceleraron el éxodo laboral, la desigualdad y la exclusión social y una mayor dependencia política y económica del poder central. En todo caso, habrá ganado posibilidades el turismo, pero bastante despues. “Ser de Entre Ríos” pasó a ser la contraseña de tantos coprovincianos cuando se han encontrado en Buenos Aires o en algún otro lado. “Ser entrerriano” por su parte, va a ser una marca folklórica instituída por Linares Cardozo y los Hermanos Cuestas cuyo contenido hoy es necesario revisar y discutir.

PERÓN VUELVE A PARANÁ

Juan Domingo Perón volvió a la capital entrerriana en 1944, como Ministro de Guerra del gobierno militar instalado desde el 4 de Junio de 1943 en el poder. El Gral Farrell era el presidente de turno. Antes de ser cerebro político del GOU -Grupo Obra de Unificación-, Perón había realizado parte de su formación militar en las ciudades de Paraná y Chajarí, en el Regimiento 12 de Infantería (2).

El Gral Pedro Pablo Ramírez, oriundo de La Paz, había presidido la república en 1943, cuando los coroneles se habían impuesto de facto. El Gral. Juan Carlos Sanguinetti, el Coronel Ernesto Ramírez, Carlos María Zavalla y el Gral Jose Humberto Sosa Molina y Eduardo Francheri López se sucedieron como interventores “federales” en Entre Ríos. Sosa Molina dejó el comando político provincial para acceder al Ministerio de Guerra Nacional en 1945, un día después de la movilización obrera que liberó a Perón de la cárcel -el 17 de Octubre- a la que había sido confinado por sus propios camaradas en un momento de retroceso en la correlación de fuerzas políticas y sociales.

La gestión militar del GOU en Entre Ríos se caracterizó por un lado, por las persecuciones políticas que generaron cesantías y renuncias forzadas en la administración pública y en la tarea educativa, como así también la censura a la prensa, y por el otro, por el inicio del “perfeccionamiento de la acción social” del Estado. La 2da Guerra Mundial llegaba a su fin, y al fracaso del nazifascismo lo seguía el desarrollo del Estado Benefactor y de la planificación política de la economía, en distintos niveles e intensidades, en el marco de la Guerra Fría entre el capitalismo norteamericano y el mal llamado comunismo ruso.

Sosa Molina impulsó la creación de una Comisión de Casas Baratas y la construcción de la Escuela Hogar Modelo Nro 5 “Francisco Soler” en Paraná. Además, se decretó un aumento al sueldo de los docentes y el respeto a su escalafón. En el presupuesto de 1945 se puso en vigencia la Ley de Estabilidad y Escalafón del Magisterio Nro 2545 del año 1918. Había pasado un cuarto de siglo. Por éste reconocimiento estatal, cada cinco años de trabajo se bonificó al docente con el 20% de su sueldo inicial.

EL JOVEN GOBERNADOR MAYA

El 24 de Febrero de 1946 el joven Héctor Maya triunfa en las elecciones provinciales como candidato peronista. Formalmente, Maya encabezó las listas de la coalición formada por la Junta Renovadora Radical y el Partido Laborista, gestado por los militantes sindicales que habían sacado a Perón de la cárcel. Maya llegaba a la gobernación con 33 años de edad. Había sido funcionario de la intervención militar y antes, leal militante de la juventud yrigoyenista -fue uno de los oradores en el funeral del ex presidente radical- e integrante después de la FORJA, la Fuerza Orientadora Radical de la Joven Argentina, junto a Homero Manzione -conocido mejor como Homero Manzi-, Raúl Scalabrini Ortiz y tantas otras figuras políticas e intelectuales destacadas del nacionalismo popular.

El heterogéneo frente peronista incluía a nacionalistas, militares, católicos, laboristas, radicales y también conservadores. Entre estos últimos, Pedro Radío -derrotado candidato conservador a la gobernación- fue designado por el peronismo como embajador en la España franquista. Maya puso en marcha el aguinaldo y otras medidas sociales, creó la Junta Autónoma de la Vivienda -que hoy es el IAPV-, la Caja de Jubilaciones y la Dirección de Cultura -se entregó el Premio Urquiza al mejor libro de autor entrerriano-, como así también el Instituto Autárquico Provincial del Seguro en 1949. En 1946, este gobierno y el pueblo organizado lucharon contra la más grande invasión de langostas y lograron salvar el 85% de la cosecha final.

Después de 39 años de espera en los depósitos oficiales, pudo ser inaugurado el monumento a Gregoria Pérez en el barrio paranaense de Bajada Grande. La figura política de la mujer de a poco se abría paso en esa sociedad. Lo de la acaudalada viuda de Larramendi que ayudó a Belgrano en su paso por Paraná puede ser pensado como un símbolo: era la reivindicación dialéctica de una “benemérita de la patria”, en el momento en que la primera dama, Eva Duarte de Perón, enfrentaba a las damas de la beneficencia oligárquica y se hacía cargo de la acción social del Estado.

Héctor Domingo Maya

EL PERONISMO Y LA TIERRA

...Su originalidad estuvo en comenzar un estilo
que haría escuela, el de combinar “antiimperialismos
verbales con entregas de hecho”...”
JULIO IRAZUSTA
Balance de Siglo y Medio”, Cap. XXV

La gestión Maya promovió la Semana del Turismo e intentó paliar el éxodo rural dando continuidad a la colonización agrícola. La industrialización sustitutiva macrocefálica en Argentina -que el peronismo no modificó- le impidió este cometido poblacional, pero de todas maneras debemos valorar los Censos de Granja realizados durante su gobierno, lo mismo que la iniciativa gubernamental de encargarle al presidente del Banco de Entre Ríos estatal un estudio sobre las colonias oficiales y a la vez, un Censo de interesados en trabajar la tierra. Es cierto, como señalaba críticamente el Prof. Facundo Arce que “aflora el fin partidario” en la administración peronista, pero no vamos a negar que la iniciativa política de Héctor Domingo Maya era tan vital en su época como lo sigue siendo en la nuestra (3).

Se reafirmó la soberanía entrerriana sobre las Islas Lechiguanas y se estimuló un enseñanza más práctica y técnica. Se crearon Escuelas Técnicas de Orientación Profesional y la Legislatura dió fuerza de Ley al Decreto 2018-44 sobre enseñanza religiosa en las escuelas públicas. En 1949, el peronismo reformó la constitución nacional, incorporando la reelección presidencial a la par de una serie de afirmaciones de soberanía política y económica, y los derechos laborales y sociales. El vocero de esa mayoría constituyente fue el entrerriano Arturo Sampay, del que volveremos a hablar más adelante. El gobierno de Maya impuso los nuevos principios constitucionales haciendo uso de la mayoría legislativa provincial y de cláusulas legales transitorias en la nueva Carta Magna. Una reforma política e institucional tan importante y con tantos capítulos positivos pasaba por alto la Constitución Entrerriana de 1933 y la necesidad de una asamblea constituyente provincial.

En 1950, Maya fue sucedido por el Gral Ramón Albariño, amigo personal de Perón electo gobernador en las elecciones de ese año. Eva Duarte recorrió la provincia inaugurando obras, acompañando al candidato en campaña y luego la propia Evita, junto al Presidente Perón, estuvieron presentes en el acto de asunción del nuevo gobernador. En el gobierno de Albariño se avanzó con los Juzgados del Trabajo con el objetivo de proteger los derechos de los trabajadores. Paralelamente, se continuó el control y la vigilancia de los “extremismos” políticos, entre los que se incluía -por supuesto- al comunismo.

Eva Perón en su primer visita a Paraná

DERECHOS LABORALES PERO SIN IRNOS AL EXTREMO. HOMENAJES A URQUIZA

Por suerte, más allá de la estricta amenaza peronista, el comunismo entrerriano gestó escritores y ensayistas notables, hoy imprescindibles de nuestra cultura, como Amaro Villanueva y Juan José Manauta. Juan L.Ortíz mismo, junto a Emma Barrandeguy y el insospechado Carlos Mastronardi, habían sido objeto de la caza de brujas generado años antes por Jose María Rosa -el padre de Pepe Rosa, el historiador- tal como lo explica Agustín Alzari en su trabajo “La Internacional Entrerriana” (4).


La gestión Albariño creó la Colonia Oficial Nro 11, en el Distrito Alcaraz 2do, distribuyendo 5300 hectáreas de tierra a genuinos agricultores. Además, el Estado pasó a ser accionista del Frigorífico Gualeguaychú. En 1951, el Estado editó la “Historia de Entre Ríos” de Leoncio Gianello: un libro muy importante pero con los límites epistemológicos de esa época: positivismo de datos integrado a la argentinización educativa oficial. De todas maneras, podemos pensar que el peso histórico de nuestras luchas autonomistas y federales -que en ese repaso bibliográfico no terminaban de salir de una valoración folklórica- era tal que no podía ser hecho a un lado. La memoria federal entrerriana es muy fuerte: se la trataba de integrar haciéndola políticamente correcta. El Gral Urquiza era el prócer de la organización argentina. Era el más grande entrerriano, pero a su vez era el entrerriano que renunciaba a la aspiración soberanista particular para integrarse en un eternamente discutible criterio de la argentinidad posible.

En mayo de ese año de 1951, el gobierno peronista provincial organizó el Mes del Centenario del Pronunciamiento de Urquiza. Las dos cámaras de la Legislatura se reunieron el día 1ro en el Salón Alejo Peyret del Colegio Nacional de Concepción del Uruguay. Es una pena que no se haya instituído ésta conmemoración en forma permanente, más allá de las posiciones que cada uno tenga sobre ese hecho histórico. Tal vez habría que rediscutirlo. El revisionismo histórico, que venía tomando vuelo desde un par de décadas atrás, va a ser duro con Urquiza y va a asociar fácilmente la figura de Rosas con las de Yrigoyen y Perón. Pero el peronismo político no modificó el calendario de la historia oficial instituida por el liberalismo. Es más, todas las líneas del ferrocarril nacionalizado, llevaron por nombre el de los 'héroes' liberales: Mitre, Roca, Urquiza, Belgrano.
Lo interesante y paradójico de este asunto es que mientras Perón era presidente, el director del Instituto nacionalista “Juan Manuel de Rosas” fue el entrerriano Julio Irazusta, indomable opositor del líder justicialista en una época donde las disidencias no eran libremente permitidas.

Poco tiempo después, y ya con otra dictadura militar gobernando, el Presidente de facto Pedro Aramburu llegó a la Histórica ciudad uruguayense y el 1ro de Mayo de 1956 hizo un acto ensalzando la figura de Urquiza y expresando su propia interpretación del Pronunciamiento, llenándose la boca hablando de las instituciones, la república y el federalismo, y del eco que esa lucha “por la dignidad y la libertad” tenía -según el- en el gobierno de la “Revolución Libertadora” antiperonista que el propio Aramburu encabezaba a sangre y fuego. La figura de Urquiza se levantaba como el Leviatán político argentino: cada sector hacía y hace su propia interpretación. Lo que está en discusión es el sentido de la organización política de la República, y la sensación es que se ha festejado más su Renunciamiento posterior -en 1861- que su Pronunciamiento contra Rosas, realizado diez años antes.

El ciclo de los primeros gobiernos peronistas en la provincia se completó con la llegada al poder de Felipe Texier en 1952. A la continuidad de las políticas de su movimiento partidario podemos sumarle la finalización de la adjudicación de los lotes de once colonias agrícolas y la exención de impuestos a los propietarios de maquinarias agrícolas. La tecnificación, como las obras de asfaltado y de electrificación venían avanzando paso a paso, muy paso a paso.

LA ESCUELA HOGAR: BAJAR DE LA CRUZ A LOS POBRES


Eva Perón mandó construir una de las Escuelas Hogares que proyectó en la ciudad de Paraná. La política de Evita era cambiar el trato que el Estado y las clases dominantes habían dado a los niños más necesitados. Los gurises tenían que tener las mejores atenciones en estas escuelas hogares, para poder hacer realidad sus posibilidades de estudiar, de salir adelante y de superar situaciones de pobreza y dramas sociales de diferentes tipos. La propia Evita colocó la piedra fundamental el 2 de marzo de 1950 y la escuela comenzó a funcionar en 1954. Más allá del partidismo, había una gran inversión en educación pública que también habría que repensar en nuestros días.

Con la caída del peronismo, muchos bienes y materiales de las escuelas hogares fueron lamentablemente destruidos. Los odios políticos no parecen tener límites en nuestra historia. La “Libertadora” quiso demoler esta Escuela Hogar de Paraná y no pudo. Tampoco la dictadura que gobernó entre 1966 y 1970 -y que se autodenominó “Revolución Argentina”- pudo transformarla en una dependencia naval. En sus estudios sobre el peronismo en Entre Ríos, Claudio Cañete comenta que a fines de 1970, una movilización de protesta de toda la comunidad educativa y vecinos de la Escuela Hogar liderada por el sacerdote tercermundista Roberto Croce llegó hasta la casa de gobierno para defender la escuela frente a las malas intenciones del Brigadier Favre, gobernador de facto de ese momento.

El triunfo de ésta lucha le costó a Croce el alejamiento de su cargo. Monseñor Tortolo, Arzobispo de Paraná y confesor del dictador Jorge Rafael Videla -presidente de facto desde el 24 de marzo de 1976- reclamó a los salesianos la salida de Croce, quien fue trasladado a Formosa. Para nosotros, un sacerdote cristiano defendiendo en la calle la educación pública en Entre Ríos es un hecho extraordinario de una significación histórica profunda y de una ética que hoy parece estar en vías de extinción. Que el ejemplo del Padre Croce sea revalorizado por las generaciones futuras de creyentes cuando revisen espiritualmente la historia y quieran reencontrarse con un cristianismo auténtico (5).

El Padre Croce

OTRA RESTAURACIÓN DEL RENUNCIAMIENTO Y LA TRANSACCIÓN DEL 14 BIS

Ofuscados por el ostracismo sufrido (en el interior
o en la emigración), y luego de clamar durante años
contra el totalitarismo, lo aplicaron a su turno,
también con mano pesada; a una doctrina nacional
se sustituyó otra, con parecido abuso del monopolio
propagandístico estatal o privado, y la misma ojeriza
contra toda discusión verdaderamente leal y libre...”
JULIO IRAZUSTA
Balance de Siglo y Medio”, Cap. XXVI

El 16 de Setiembre de 1955, un golpe militar derrocó al gobierno peronista. Como interventor en la Entre Ríos de la autodenominada “Revolución Libertadora” fue designado el Gral. Manuel María Calderón. Anibal Simeón Vázquez fue su ministro de gobierno. Estado de sitio, revancha antiperonista, persecuciones y proscripción del movimiento político derribado estuvieron a la orden del día. El peronismo no pudo volver a presentarse en los comicios formalmente hasta 1973. Perón se exilió primero en Centroamérica y después en Madrid, capital de la España gobernada con mano de hierro por el dictador Francisco Franco entre 1939 y 1975. La resistencia peronista a las políticas antipopulares de los gobiernos que se sucedieron entre 1955 y 1973 fue fundamental dentro de la resistencia obrera y en el marco del crecimiento de nuevas ideas revolucionarias.

La dictadura que se impuso en 1955 “restauró” las constituciones de 1853 y de 1933, a nivel nacional y provincial. Insistimos: lo que se restaura, a la par de la formalidad legal -o de la fachada legal- es una interpretación política de esa Carta Magna, una hermenéutica a la medida de las elites del poder. Dos veces visitaron nuestra provincia Aramburu y Rojas, los jerarcas de la “Libertadora”. En una de ellas, Aramburu expresó la nueva interpretación política del pronunciamiento urquicista.

Con el peronismo proscripto, se desarrolló la Convención Constituyente en 1957, donde se ratificó -sin mucha democracia- la derogación aramburista de la Ley máxima de 1949 y se agregó a la vieja constitución argentina el artículo 14 bis, extraordinaria expresión de intenciones favorables a los derechos sociales que todavía hoy el pueblo espera ver concretados. En la redacción de este artículo, jugó un papel fundamental el radical entrerriano Luis María Jaureguiberry, paradójico promotor de los derechos sociales cuando poco tiempo antes había ido a prisión, acusado de tira bombas por el gobierno de Perón. Jaureguiberry militaba en la UCRP, la Unión Cívica Radical del Pueblo, que era la fracción más antiperonista del partido de Leandro N. Alem. La otra fracción, la UCRI -Radicalismo Intransigente- era liderada por Frondizi quién proyectaba tácticamente una alianza transaccional con el peronismo, que poco tiempo después le prestaría sus votos para acceder a la presidencia de la república.

Las luchas de la clase obrera presionaban sobre el poder y sobre la Convención. La UCRI y otras fuerzas se retiraron de la Constituyente por considerarla nula. Sólo quedaron la UCRP, el Partido Socialista de Alfredo Palacios, la Democracia Progresista y alguna fuerza minoritaria más. El propio Jaureguiberry expresó en el debate que esta iniciativa podía entenderse como “una transacción de contenido histórico entre los que querían mantener la intangibilidad de la Carta Magna del ‘53 en su redacción y los que deseábamos colocarnos en nuevos tiempos para no marchar a la zaga en principios de avanzada social” (6). La declaración social reformista de un sólo artículo en medio de una restauración conservadora de la Ley de leyes expresa -ayer y hoy- la correlación de fuerzas políticas y populares en pugna. Simboliza la ausencia de un poder popular soberano que defendiera los derechos conquistados, tal como lo dirá después Arturo Sampay.

Diario El Litoral de Santa Fe, 30/8/1957

ELLOS-NOSOTROS. NUESTRO JEFE FEDERAL

El 25 de Abril de 1958 se inaugura el Monumento al Exodo Oriental en el Parque San Carlos de Concordia. Al abogado y poeta Andres Chabrillón le tocó el discurso del momento. Que ese necesario monumento histórico haya sido inaugurado por la “Libertadora” puede parecer por supuesto un contrasentido, pero esa sospecha se diluye cuando uno lee las declaraciones periodísticas de la época. Se llegó a decir que era un símbolo de la admiración entrerriana por el pueblo hermano oriental, “compañero de glorias” que dejó todo en la lucha soberanista y que “prefirió morir de pié a vivir de rodillas”. Hasta ahí, todo bien, salvo cuando al final de la remembranza se dijo que así “lo proclamó el jefe de todos ellos, Artigas: Vencer o Morir Libres” (7).

Debió decir “el jefe de todos nosotros”, justamente consagrado jefe regional en esa extraordinaria y sacrificada movilización histórica de rechazo al repudiado acuerdo que el gobierno de BsAs había hecho con los españoles de Montevideo, entregándole a éstos el dominio de las provincias Oriental y Entrerriana en Octubre de 1811. Una diagonal roja nos recuerda los 19 de Junio, y todos los días, ese común conductor de la inacabada lucha por la soberanía, la república, el federalismo auténtico, la unidad sudamericana y la justicia política, económica, social, cultural y ambiental.

"Tierra, brazos y almas abiertos al pueblo hermano.
Sin libertad, la tierra propia parece extraña".
La consigna estampada en el Monumento al Exodo Oriental
en Concordia está más vigente que nunca, allá y acá.

LIBERACIÓN O DESARROLLO. UN MONUMENTO POLÍTICO

Para ser lógico con su new-deal, aunque no consigo mismo,
Frondizi llamó para dirigir su política al que en el gobierno
provisorio había proyectado el arreglo con la C.A.D.E que
ésta pedía: Alsogaray...”
JULIO IRAZUSTA
Balance de Siglo y Medio”, Cap. XXVII


En Febrero de 1958, las elecciones condicionadas le dieron el triunfo a la UCRI. Frondizi pasó a ser presidente de los argentinos y Raúl Uranga el gobernador de Entre Ríos. Otro ex alumno del Colegio Nacional de Concepción del Uruguay llegaba a la primera magistratura del país. Lástima que cambiara de libreto político una vez que se instaló en el poder. El nacionalismo y el antiimperialismo fueron sustituídos por un “desarrollismo” que apostaba a las “inversiones” de los capitalistas extranjeros para lograr “nuestro” desarrollo económico y social.

Uranga firmando el Tratado Interprovincial
junto a Sylvestre Begnis, a su derecha en la imagen

En Entre Ríos, la política de Uranga se dirigió a pavimentar más caminos, a tratar de industrializar la provincia -fue creada por ejemplo la Corporación Entrerriana mixta del Citrus- y a continuar los planes de colonización de tierras para desarrollar la economía provincial y evitar la emigración laboral. A ésto se le agregó el impulso político para arrancar de una vez la construcción del Túnel Subfluvial. La apuesta fue grande: la historia indica que el resultado político fue bastante pobre, por no decir un fracaso. Lo que nunca quedó claro es de que “aislamiento” se pretendía sacar a una provincia con tanta pluriculturalidad inmigrante y con tanta migración laboral por el otro lado: el Túnel es hoy un impresionante monumento federal a la ingeniería y al trabajo compartido. Es el símbolo de una expectativa política que no cesa de renovarse.

La gestión Uranga desplegó algunas iniciativas políticas importantes, que a la vuelta de los años, pueden ser valoradas tan o más valiosas que el pedido de un crédito para empezar a hacer el Túnel: la Ley 4163 planteó reformas a la Transformación Agraria que Bernardino Horne venía militando hace tantos años y creó un Consejo Agrario para inspeccionar colonias, comprar tierras en el norte de la provincia y para crear colonias nuevas en los departamentos Diamante y Uruguay.

LAS DOS PERSPECTIVAS DEL DESARROLLO

Además, se le dio autarquía con fondos propios a Vialidad Provincial y se generaron cambios educativos muy importantes. Por un lado, se equiparó el sueldo docente con el salario nacional del sector y se democratizó el CGE permitiendo que los docentes votaran sus representantes paritarios en el mismo. Se provincializó la Escuela Hogar, se creó la Escuela Normal Rural Almafuerte y se organizaron concursos temáticos sobre Historia y Geografía entrerrianas, cuyos ganadores veían publicados sus trabajos en Cuadernos Didácticos propios del gobierno educativo provincial. Son medidas que hoy merecen ser repensadas y revalorizadas, lo mismo que la concreción del anhelado Estatuto del Docente para todos los trabajadores de la educación, promulgado a los tres meses del cese de Uranga en el poder. El tono desarrollista de esta política se vio en la Comisión de Maestros enviada a perfeccionarse a EEUU, y en la posibilidad de que las universidades privadas puedan otorgar títulos como las públicas, tema del que hablaremos más adelante.

Ser el río, ser el arroyo, ser el aromito.
Mirar hacia dentro: en Setiembre de 2018,
la Escuela Almafuerte inaugura un necesario vivero de
árboles nativos junto al Parque Berduc

Las lluvias torrenciales, la creciente y la inundación le dieron una señal al gobierno de Uranga en 1959. El gobierno interpretó a su manera esa señal, y a la par de apoyar a las Comisiones Zonales de Reconstrucción, se dispuso a concretar, de una vez por todas, la construcción del Túnel Subfluvial que venía siendo estudiado y discutido desde hacía varios años. En 1936, el senador nacional por Entre Ríos, Atanasio Eguiguren ya había planteado la necesidad de construir un puente o túnel, virando el eje del desarrollo de la infraestructura hacia Santa Fe, innovando con respecto a las iniciativas anteriores que proyectaban conectar con una obra de estas características el sur de nuestra provincia con la de BsAs (8).

El proyecto de Eguiguren quedó dando vueltas, durante el gobierno del GOU. En 1952, ya con el gobierno peronista, los ingenieros Carlos Laucher y Ernesto Altgelt se instalaron en Paraná para preparar un croquis del túnel. En 1954, el Poder Ejecutivo de Entre Ríos encomendó a ambos ingenieros el estudio y redacción del anteproyecto del túnel subfluvial y del puente carretero sobre el río Colastiné. En 1956, el interventor Calderón y el presidente de facto Aramburu colocaron la piedra fundamental de la obra, en las cercanías del balneario Thompson, en el sitio denominado “Arroyo Las Viejas”, sobre el río Paraná. En 1957 se llamó a licitación.

SOBERANÍA FEDERAL Y UTOPÍA DESARROLLISTA

Pero la obra no arrancaba: los gobiernos nacionales no estaban dispuestos a gastar el dinero que era necesario. No estaba en sus prioridades. En 1960, el gobierno de Uranga decide impulsar sin más vueltas este gran proyecto postergado. Las provincias de Entre Ríos y Santa Fe -gobernada por Carlos Sylvestre Begnis, también de la UCRI- firman un tratado redactado por el Dr. Jorge Ferreira Bertozzi, notable jurisconsulto que fundamentó el derecho de soberanía de las provincias en el lecho del río Paraná, haciendo una interpretación federal y desarrollista del Art. 107 de la Constitución de 1853 con sus reformas que hacía poco había sido restaurada. Nuestras provincias podían iniciar la construcción del Túnel sin pedir permiso al gobierno nacional.

El Túnel llevó siete años de enorme trabajo. Los cambios abruptos de gobierno y los problemas económicos se sumaban a la desconfianza de los gobiernos nacionales con respecto a la obra. En 1963, la Unión Cívica Radical del Pueblo llega al gobierno frente a la masividad del voto en blanco de los peronistas. El Dr. Arturo Illia intentó hacer una transición democrática honesta y responsable. El entrerriano Carlos Perette -de larga trayectoria como referente del radicalismo entrerriano hasta la vuelta de la democracia en 1983- fue vicepresidente de la República. En la provincia, el nogoyaense Carlos Contin accedía a la gobernación. Sergio Montiel era designado Ministro de Acción Social.

En Junio de 1964 se reanudan las obras casi paralizadas del Túnel con el aporte de un crédito del gobierno nacional, quien ahora sí declaró el interés por la obra. Se dispuso además un impuesto especial y se acordó el futuro cobro de peaje para recuperar los gastos. El trabajo ingenieril y obrero fue intenso, pero otro golpe militar, ahora autodenominado “Revolución Argentina”, puso fin al gobierno radical. Tocó al Brigadier Favre, interventor militar en Entre Ríos, inaugurar el Túnel junto a las demás autoridades nacionales, el 13 de Diciembre de 1969. Sintomáticamente, se le puso a la obra el nombre de un inteligente y poderoso gobernante criollo al servicio del poder colonial en el Siglo XVII: Hernandarias (9).

La empresa alemana Hochtieff -que había salvado el templo egipcio de Abu Simbel y antes había sido partícipe de la reconstrucción alemana de posguerra-, la italiana Vianini y la argentina SAILAV, de BsAs se adjudicaron -como únicos proponentes- la licitación para construir el túnel. En 1967 llegó la “Isla Flotante” o pontón elevador para colocar los tubos en el río, navegando directamente desde Holanda. Enrique Steffens, contratista de Hochtieff, fue el jefe de los diecinueve buzos encargados de “encajar” un tubo con otro. El tubo número trece fue complicado. “Nos llevó poner ese tubo tres meses -dice Steffens-. Cuando se logró colocarlo, bajé para hacer la inspección de la compuerta y cuando estoy mirando, un alud de arena me sepulta en el fondo del río. Estuve atrapado como veinte horas, hasta que los otros buzos pudieron rescatarme”. Por suerte sus tubos de oxígeno estaban bien cargados. Su pasión por el agua y un viejo amor lo llevaron después a radicarse en Paraná. Su espíritu parece estar más cerca de Juan L. Ortíz que de Raúl Uranga y Ricardo Favre.

LA CAPACIDAD DE TRABAJO Y EL REPARTO DE LOS BENEFICIOS

"Siempre me pareció que el túnel se iba a terminar cuando
el sapo criara cola —folklorizó Eduardo Rubén Saibene,
26, un hijo, capataz de segunda—; con todos los atrasos
que hubo no se podía esperar otra cosa. Los cambios de
gobierno nos tuvieron a los tumbos; soportamos tantas
sacudidas económicas como presidentes tuvo el país desde
1962 a la fecha ... y fueron unos cuantos, ¿no?"
TÚNEL SUBFLUVIAL
Una puerta para la Mesopotamia
REVISTA SIETE DÍAS ILUSTRADOS,
Diciembre 1969

A Rogelio “El Duro” Villalba, pescador de Puerto Sánchez, le tocó navegar las dos dragas con las que se abrió un canal de 2.397 metros en el lecho del río donde se colocaron los 37 tubos que conforman la conexión subfluvial. A Villalba le pagaron bien, pero “después de ahí -dijo- me dediqué a la pesca, no quería trabajar más con patrones”. Cuando sacaban el tubo del agua -en el dique donde lo construían para después llevarlo a su lugar de colocación- dice “El Duro” que “quedaban atrapados surubíes, moncholos, armados, amarillos, de todo. Los llevaban los obreros a su casa y también se repartía entre los vecinos, porque era muchísimo”.

Obreros trabajando en uno de los tubos del Túnel

A modo de homenaje de los más de dos mil obreros que trabajaron en el Túnel, Luis Sotés -quién trabajó en la gran obra- dijo a El Diario de Paraná que “los trabajadores hacían todo. Incluso, los ingenieros alemanes sacaban fotos de las piezas que hacían los obreros y las llevaban a su país para mostrarlas, porque no lo podían creer. La mano de obra fue extraordinaria, muy calificada, tanto es así que por la especialización y la seguridad que había en el lugar, se produjeron pocos accidentes, de los cuáles, lamentablemente fallecieron siete obreros”. ¿Y si la capacidad de trabajo del pueblo estuviera políticamente al servicio de una economía política nacional y federal sin tutores ni beneficiarios transnacionales?. Una pregunta irazustiana.

Entrerrianos, santafesinos, italianos y bolivianos trabajaron en el Túnel. El capataz Eduardo Saibene supo decir a la Revista Siete Días que “cubrimos hasta dos turnos de once horas cada uno, y hay que reconocer que los sueldos fueron francamente bajos. Claro que nos salvamos con algunos rebusques: las horas extras de los sábados, por ejemplo”. Para la muchos de éstos obreros, la finalización de la gran obra significó el fin de su empleo y la necesaria migración en busca de otro trabajo. Paradójicamente el objetivo político del Túnel apuntaba a lo contrario (9).

Remolque de uno de los tubos del Túnel

PARA DECIRTE QUE NO TE QUIERO

Con el golpe militar de 1962, el senador José María Guido quedó a cargo de la presidencia argentina. El Gral Carlos Jorge Rosas fue designado interventor en Entre Ríos. Que un Gral Rosas gobierne en Entre Ríos es una verdadera mueca del destino. En junio de ese año, Rosas tuvo que ceder su lugar al nuevo interventor, el Capitán Leandro Ruiz Moreno, apellido histórico en la política y la historiografía provincial.

En 1962 nos quedamos sin el viejo Puente de La Picada, inmortalizado musicalmente por el maestro Jorge Méndez. La sangrienta y destructiva interna militar por el control de las Fuerzas Armadas y de la orientación de la política nacional se llevó el puentecito, que hoy es una bella ruina testigo del tiempo y del paisaje. Los militares azules pensaban integrar limitadamente al peronismo en el juego del poder para que éste no se radicalizara. Los colorados confundían al peronismo con el comunismo y lo querían borrar del mapa político. El triunfo de la Revolución Cubana a comienzos de 1959 había puesto en guardia al imperialismo y a sus alfiles continentales. El comando de la 2da Brigada Blindada de Paraná hizo volar el puente para impedir la llegada de sus adversarios, que de todas maneras pasaron por el arroyo. Partes de la estructura metálica del viejo puente fueron a parar a Sauce Pinto y a Federación, sobreviviendo como pasarelas hasta hoy. Menos mal que el Túnel todavía no estaba construido.

Lo que quedó del viejo Puente de  la Picada

EL SENTIDO DE LA EDUCACIÓN Y LA CONCIENCIA HISTÓRICA

En su discurso de asunción, el gobernador radical Carlos Contín expresó -el 12 de Octubre de 1963, una fecha paradigmática- sus ideas sobre educación y desarrollo, afirmando que “la educación es fundamental y es previa a todo desarrollo. Fundamental es la educación por dos cosas: 1ro) Porque capacita al hombre para que asimile nuevas técnicas y 2do) Porque le abre el horizonte para crear las apetencias que lo impulsan a trabajar un poco más para conseguirlo. Si el hombre no tiene educación y no tiene apetencias, no querrá desarrollarse, será rutinario y el factor paralizante será él y a pesar de la máquina y el esfuerzo que haga el estado, no se corregirá el desarrollo porque el hombre no tiene la cultura necesaria que lo invite al mejoramiento (10)”

Carlos Contín

Como se ve, el desarrollismo se imponía ideológicamente. El tiempo nos confirmó que la educación, además de ser previa al desarrollo, debe ir más allá de el mismo, que los valores, las alternativas y la pluralidad de ideas y de prácticas que deben circular en el sistema educativo no pueden quedar sujetas al paradigma ideológico dominante, porque las malas consecuencias de ésta exigencia política están a la vista.

El gobierno de Contín creó la Editorial Escolar de Entre Ríos con el objetivo de proveer de útiles y libros a las escuelas públicas. Otra buena idea a revisar en nuestros días. La editorial estatal comenzó publicando las conclusiones del Quinto Congreso Argentino de Escritores, reunido en Paraná en noviembre de 1964 y presidido por la historiadora local Beatriz Bosch. Esta investigadora y docente nos comenta además, en su Historia de Entre Ríos, que para ésta época el flujo de inmigrantes ha cesado, pero que llegan centenares de francoargelinos -franceses que vivían en la Argelia colonial- al Departamento La Paz en un nuevo intento colonizador que se frustra. Argelia se había independizado del colonialismo francés en 1962 desplegando una impresionante fuerza revolucionaria de liberación nacional (11). Los franceses derrotados buscaban otro lugar en el mundo, pero la tierra entrerriana no iba a ser ese lugar.

Durante la gestión radical se concretó la equiparación definitiva del sueldo docente provincial con el salario nacional. Tanto ha retrocedido el ingreso docente y la inversión educativa después, tantas culpas se buscan en la explicación del retroceso social sin mirar honestamente las políticas que se han aplicado. Por otra parte, el gobierno de la UCRP inició las gestiones para que Entre Ríos tuviera su Universidad propia. Las carreras filiales de la Universidad Nacional del Litoral van a dar paso a la Universidad Nacional de Entre Ríos, creada en 1973. Otra paradoja histórica: éste corte de cintas también fue hecho por el interventor militar Ricardo Favre.

El 10 de Octubre de 1964, el vicepresidente Perette trasladó simbólicamente la sesión del Senado de la Nación al Colegio del Huerto de Paraná. Se trató de un doble homenaje, al centenario de esa institución educativa por un lado, y al Primer Congreso Legislativo Federal de 1854, cuando Urquiza presidía la Confederación Argentina con capital precisamente en Paraná. Detrás del gesto simbólico de Perette y del gobierno había una conciencia histórica federalista, que hoy sería necesaria recuperar y ampliar, como planteamos más arriba con el homenaje del gobierno de Albariño al Pronunciamiento de Urquiza.


ALPARGATAS Y PUENTES. TÍTULOS Y MEMORIA PROVINCIAL

El Brigadier Favre pudo gobernar de facto siete años sin interrupciones. Por la cantidad y la magnitud de las obras que inauguró o que inició, no faltan quienes caracterizan a su gobierno como la gestión de “despegue” de la provincia. Sigue sin quedarnos en claro que fue lo que despegó tras la inauguración de los grandes monumentos viales del desarrollismo. A la par de la apertura del Túnel, se inició paso a paso la construcción de los Puentes Brazo Largo – Zárate (diseñado por el italiano Fabrizio de Miranda), Colón – Paysandú, Puerto Unzué – Fray Bentos y se actualizó el proyecto de la represa de Salto Grande, cuya obra se inició en diciembre de 1973.

Durante la gestión Favre se formaron cooperativas de tamberos y se reactivaron fábricas de alpargatas en Paraná, Mojones Sud y Raíces que utilizaban la fibra de la palma caranday. Es la otra cara de la moneda desarrollista, la que tal vez merecía más atención y más inversión. Algunas de éstas iniciativas económicas fueron objeto de estudio y trabajo de los Consejos Municipales de Promoción de la Comunidad, una hermosa consigna para una institución pública, lástima que en manos de una dictadura cívico-militar.

En julio de 1971 se creó el Departamento Federal, modificándose así el mapa provincial. En 1966, la Universidad Católica Argentina de BsAs instala en Paraná facultades de Ciencias Económicas y de Ingeniería. Desde 1955 funcionaba en la capital entrerriana la Universidad Tecnológica Nacional. En abril de 1973 y como resultado de una reunión de facultades públicas y privadas se crea la UNER, como anticipamos más arriba. La sede del rectorado se fijó en Concepción del Uruguay. Desde el gobierno de Frondizi, y tras intensos y conflictivos debates, se le había permitido a las universidades privadas emitir títulos habilitantes. Fue la histórica discusión entre “la laica o la libre” -la libre era la privada-, en la que el presidente desarrollista traicionó hasta a su propio hermano, Risieri, que en ese momento era rector de la Universidad de BsAs.

Entre 1967 y 1968 se promovieron un Calendario Histórico provincial y una Comisión de Lugares Históricos y Monumentos, con toda la importancia y las limitaciones epistemológicas e ideológicas del momento. En 1971 se desarrolló el 1er Congreso de Historia de Entre Ríos, una iniciativa que debería continuar sin tráfico de influencias gubernamentales. En 1971, el Prof. Filiberto Reula publica su “Historia de Entre Ríos”, editada por la casa santafesina Castellví. Con ésta publicación, Reula se sumaba a una lista importante de historiadores que se han dedicado al estudio del devenir provincial en forma integral: Martín Ruiz Moreno, Benigno Teijeiro Martínez, César Blas Pérez Colman, Leoncio Gianello y a los que hay que sumarle después al Prof. Facundo Arce, al Prof. Oscar Urquiza Almandoz y a la Prof. Beatriz Bosch, primera mujer en integrar la Academia Nacional de la Historia en 1965 (12).

PERÓN, PERÓN

...Nosotros creemos que hay sugestivos motivos por los cuales
se quiere dividir al país en peronistas y antiperonistas.
Con el mismo derecho nosotros señalamos que la división
que debe hacerse no es así, sino entre quienes están
consecuentemente con la lucha del pueblo
y quienes están con la entrega...”
AGUSTÍN TOSCO
Debate Tosco-Rucci en
Las Dos Campanas”
Canal 11 de BsAs,
13/2/1973

El Gral. Perón volvió a la Argentina, después de 17 años de exilio, en 1972. Las reuniones políticas y gremiales, los debates y la búsqueda de alianzas y frentes de cara al final de la “Revolución Argentina” que se avecinaba, iban a la par de las acciones revolucionarias que distintas organizaciones venían llevando adelante contra objetivos del régimen, al que habían acorralado. El propio líder justicialista había alentado las acciones de esas “formaciones especiales” un tiempo antes y había escrito que “murió el mejor de nosotros”, cuando el Che Guevara fue asesinado en Bolivia, el 8 de Octubre de 1967.

Nadie debe olvidar que la exclusión política y los fusilamientos de opositores habían comenzado con la “Revolución Libertadora” en 1955. Muchas cosas habían pasado en Argentina, en Latinoamérica y en el mundo en esos diecisiete años de ausencia de Perón. La dictadura, ahora encabezada por Lanusse, intentó condicionar las elecciones de 1973. Ante la imposibilidad de ser candidato, Perón designó a su delegado, Héctor Cámpora, como candidato a presidente. El Frente Justicialista de Liberación ganó ampliamente: la consigna fue “Cámpora al gobierno, Perón al poder”. El nuevo gobierno peronista pudo haber generado un eje político democrático y revolucionario sudamericano junto al Chile conducido por el socialista Salvador Allende: Arturo Sampay -portavoz constituyente de 1949, cuyas ideas fueron utilizadas en el país trasandino para fundamentar nacionalizaciones- pudo haber sido un gran nexo político. Las enormes y violentas contradicciones partidarias e ideológicas lo impidieron.

Cámpora renunció a los pocos días y unas nuevas elecciones dieron el triunfo abrumador a la fórmula Perón-Perón, ya que el líder que volvía fue acompañado políticamente por su tercer esposa, María Estela Martínez - “Isabelita” - quién no tenía ninguna militancia antes de conocer al General. La política desarrollada por el veterano líder popular osciló entre un Plan Trienal para la Reconstrucción y la Liberación Nacional -programa que habría que releer- y un respaldo a los sectores más reaccionarios de su movimiento, encabezados por el secretario privado del presidente y ministro de bienestar social, José López Rega.

ENTRE EL PLAN TRIENAL Y EL FASCISMO

La ruptura del difícil equilibrio entre las alas izquierda -JP, Montoneros- y derecha -López Rega y cía- del peronismo, la produjo el propio presidente, cuando en su discurso del 1ro de Mayo de 1974 respondió a los cánticos de “que pasa, que pasa General, que está lleno de gorilas el gobierno popular” -reclamo irreverente de quienes habían dado la vida por su vuelta- con un furioso “imberbes, estúpidos”, y un elogio a la burocracia sindical, afirmando además que “todavía no había tronado el escarmiento”. López Rega, organizador de la banda de matones conocida como Triple A -Alianza Anticomunista Argentina- sonreía y aplaudía en el palco al lado del jefe de Estado (13).

Juan Domingo Perón murió el 1ro de Julio de 1974 a los 78 años de edad. El gobierno quedaba en menos de lo peor de su partido, cuyas caras visibles eran Isabel y sobre todo, el “Brujo” López Rega, que sumaba su profesión de astrólogo a la de policía. “Lopecito” ya influía mucho en la designación de funcionarios desde el inicio del gobierno justicialista en 1973. En su misma línea ideológica estaba por ejemplo Alberto Ottalagano, abogado nacido en Paraná, que fue rector interventor del peronismo en la Universidad de BsAs. Ottalagano fue un fascista convencido, uno de los pocos que se reconocía así públicamente. Salvó su vida de milagro en un atentado perpetrado contra el, en Villaguay, en agosto de 1974.

Este ex asesor de Perón murió en 1998 sin fortuna, ni jubilación ni cobertura médica, pero no se privó de dejarnos algunas definiciones ideológicas fuertes, como cuando dijo que el fascismo es el primer nacionalismo popular y social que asoma en la historia, el justicialismo no se concibe sin la experiencia fascista”, y que la historia futura necesita un nuevo Hitler acristianado. Necesita de un nuevo Hitler católico. Un Hitler sin Auschwitz (o esos campos que se le atribuyen y cuyas pruebas de existencia no me constan). Dios reclama en este momento una espada de fuego. Pero una espada de fuego católica” (14). El cristianismo político marchó por distintos caminos en aquella época, y en todos con el máximo de fe ideológica.

La frontalidad de Ottalagano en
el título de sus escritos

LA VIDA POR LA REVOLUCIÓN. LA VIDA POR LA PATRIA

En los dos bandos de la Guerra Civil se hicieron
cosas horribles. Pero un bando, el republicano,
representaba los valores de la democracia.
El otro, el fascismo”
ALMUDENA GRANDES, al ganar el
Premio Nacional de Narrativa en
España, Octubre de 2018

Me tocó producir la prueba de la defensa en la causa
Cáceres Monié. Fueron los ocho meses más terribles
de mi vida”
JULIO FEDERIK
Revista Análisis, Paraná
26/4/2007

Alfredo Kohon fue uno de los militantes revolucionarios fusilados en Trelew el 22 de Agosto de 1972 por la dictadura que comandaba el Gral. Lanusse. Kohon había nacido en la colonia judía entrerriana de San Antonio, realizó sus estudios primarios en San Salvador y los secundarios en Concordia. Estudiaba ingeniería en Córdoba y trabajaba en una fábrica metalúrgica. Militaba en las FAR, Fuerzas Armadas Revolucionarias, organización que más adelante su fusionó con Montoneros. Su amigo y compañero Simón Blanco lo recuerda “militando en el grupo juvenil sionista-socialista "Ijud Habonim", y compartiendo campamentos de verano, soñando con llegar al kibutz en Israel para construir la Patria Socialista” (15). En Trelew quedaron aquella vez esos militantes que no llegaron a tiempo al aeropuerto para fugarse con sus compañeros de conducción. En 2012, la Justicia condenó a cadena perpetua a tres ex marinos responsables de la Masacre de Trelew. Ese mismo año, la comunidad educativa del Profesorado de Ciencias Sociales de Concordia decidió nombrar "Alfredo Elías Kohon" a la Biblioteca de la institución.

Desde Setiembre de 2012, la Biblioteca del
Profesorado de Sociales de Concordia lleva
el nombre de Alfredo Elías Kohon

La definición política a través de la violencia, que era el tipo de definición que se había impuesto desde las Fuerzas Armadas golpistas durante del segundo mandato de Perón (en 1955), se cobró la vida del Gral. Jorge Esteban Cáceres Monié, e inexplicablemente también la de su esposa, el 3 de Diciembre de 1975. Ambos estaban cruzando en la balsa que unía Villa Urquiza con Paraná a través del Arroyo Las Conchas, y un grupo de Montoneros los interceptó y los ejecutó en medio de ese movimiento. Cáceres Monié era un militar paranaense retirado, que tenía como antecedente político haber sido jefe de la policía federal durante la dictadura de Lanusse. Esa gestión represiva, sumada a la especulación sobre su posible presencia en un golpe militar que se creía próximo, lo colocó como blanco político. No faltan quienes creen que tenía enemigos tan fuertes en las Fuerzas Armadas como en Montoneros. En el poder militar no había caído bien que Cáceres Monié saliera a explicar -como jefe de la federal- lo que había pasado con el Gral Aramburu en 1970, cuando el ex presidente de facto apareciera muerto en un atentado que se adjudicó la organización revolucionaria peronista.

El hermano de Cáceres Monié, José, fue un abogado que llegó al cargo de ministro de defensa de la dictadura iniciada en 1966. El asesinato político del militar fue repudiado por buena parte del arco político. Gobernaba la provincia el peronista Enrique Tomás Cresto quién se había impuesto ajustadamente en la interna partidaria, luego de haber integrado la Junta Provincial de Citricultura durante el gobierno del Brigadier Favre. El conflicto entre las fracciones justicialismo, tal como lo ha explicado Claudio Maidana, llegó a niveles inusitados. Grupos de la Juventud Peronista (JP) interrumpían discursos de los dirigentes de su partido con cánticos propios, intentando marcar la cancha en la disputa de fuerzas dentro del movimiento. No faltó alguna bomba en el Hotel Mayorazgo, símbolo de los privilegios económicos. La crónica periodística ha relatado, años después, que durante el velatorio de Cáceres Monié, el Gral Videla -comandante en jefe del ejército en ese momento- se acercó al gobernador Cresto y tras tenderle la mano le dijo: “Usted es un hijo de puta”. A lo que Cresto respondió: “Usted también” (16).

JUEGOS DE GUERRA SUCIA Y CASTIGO A LA LESA HUMANIDAD

...En la balsa me temblaban las piernas y me preguntaba:
¿Será el momento? ¿No será apresurado? ¿No será que
tengo que seguir?’. Pero dije no: ‘Si te pensás fugar,
te tenés que fugar, no busques excusas;
o vivís a costa de lo que sea o te fugas...’”
JAIME DRI
Si te pensás fugar, te tenés que fugar”
Diario Página 12, BsAs, 17/12/2010

...El mundo en el que uno se veía precipitado era efectivamente terrible
pero además, indescifrable: no se ajustaba a ningún modelo,
el enemigo estaba alrededor pero también dentro, el “nosotros”
perdía sus límites, los contendientes no eran dos, no se distinguía
una frontera sino muchas y confusas, tal vez innumerables,
una entre cada uno y el otro...”
PRIMO LEVI, “La zona gris”, en
Los hundidos y los salvados”


Edgard Tulio “Tucho” Valenzuela fue acusado de ser el principal responsable de la muerte de Cáceres Monié. Detenido en el centro clandestino de la Quinta de Funes de Rosario, fue puesto entre la espada y la pared por los militares que tenían a Leopoldo Fortunato Galtieri como jefe en ese campo de concentración. Tenía una dramática opción: ir a México a encontarse con la cúpula montonera y entregarla a los militares o ser asesinado junto a su compañera, Raquel Negro, su pequeño hijo Sebastián y los mellizos que venían en camino. Lo discutió con Raquel: ella lo presionó para no perder la dignidad revolucionaria. Fue a México, pero estando allí le informó a sus compañeros la maniobra de los militares. Fue degradado en la organización por haber hablado con el enemigo pero siguió luchando.

Al tiempo, viéndose cercado por las fuerzas de seguridad, se suicidó tomando la pastilla de cianuro que los militantes llevaban como último recurso. Un compañero y amigo lo entregó. Varios compañeros se habían quebrado y colaboraban con los militares. Raquel fue asesinada después de haber parido a sus hijos. Sabrina, hija de Raquel y Tucho, recuperó su identidad en 2008 y en el marco de una lucha extraordinaria -acompañada por los organismos de derechos humanos y en un contexto político de fuerte reivindicación de la memoria y la justicia- logró juicio y castigo a los represores que la sustrajeron y suprimieron su estado civil primero, y a los médicos cómplices de esos genocidas después. Sabrina sigue buscando a su hermano mellizo, pero sus convicciones, sumadas al compromiso de los organismos de derechos humanos y a la claridad de la justicia entrerriana pusieron un límite histórico a la lesa humanidad del terrorismo de estado.

La novela histórica de Rafael Bielsa, publicada
en 2014 y luego llevada al cine como 
"Operación México"

El que pudo sobrevivir a la pesadilla de la Quinta de Funes y despues de la ESMA fue el entrerriano Jaime Dri, nacido en Chajarí en el seno de una familia muy religiosa, quién fue parte de una maniobra parecida a la de Valenzuela -en esa “tercera dimensión” o zona gris entre la prisión y la libertad-, pero en su caso si pudo engañar a los militares y fugarse. Vive con su esposa en Panamá. Dri atestiguó contra los represores de la ESMA -Escuela Mecánica de la Armada- y de la Quinta de Funes. Su testimonio sumó pruebas para enviar a los genocidas a la cárcel con cadena perpetua: varios de éstos criminales -Pascual Guerrieri, Juan Amelong, Jorge Fariña y Walter Pagano, por ejemplo- fueron los mismos acusados del robo de los mellizos Valenzuela-Negro. Dri fue militante sindical y político en el Chaco. Vio a Raquel Negro antes de que ésta fuera trasladada al Hospital Militar de Paraná. (17).

CIENCIA, FE Y CORAZÓN: UNA BOMBA DE LA VIDA

...En la entrevista el Dr. Liotta, ya nonagenario,
reitera a los periodistas, que la fórmula para
cuidar el corazón es dieta, bicicleta y sexo...”
ALFREDO ZURITA
Recuerdos del Sistema nacional
Integrado de Salud”
Datachaco.com - 22/2/2017

El Dr. Domingo Liotta, creador del corazón artificial en la década del ´60, nació en la ciudad entrerriana de Diamante en 1924. Hizo la primaria en la Escuela Independencia de su ciudad natal y la secundaria en el histórico Colegio Nacional de Concepción del Uruguay. Se recibió de médico en la Universidad Nacional de Córdoba en 1949 y terminó su doctorado en Medicina y Cirugía en 1953. A partir de allí comenzó una brillante carrera de investigación y trabajo que lo llevó a conseguir un reconocimiento a nivel internacional. Tras el golpe militar de 1955, continuó su estudio y su labor en la universidad francesa de Lyon, para volver en 1958 a la Argentina y comenzar paso a paso, a realizar los primeros prototipos de un corazón artificial.

En 1961 se trasladó a los EEUU, contratado por el Baylor College of Medicine de Houston, cuyo director era el Dr. Michael DeBakey. Paradójicamente, aquí la política desarrollista confiaba en el capital extranjero, especialmente en el norteamericano. En Julio de 1963 se implanta por primera vez un corazón mecánico, producto del trabajo del Dr.Liotta junto al Dr. Denton Cooley. En el primer caso clínico de implante, el propio médico diamantino realizó la cirugía junto al Dr. Stanley Crawford. Fue la primer bomba sanguínea, la bomba Liotta-Crawford, colocada a un paciente en el Hospital Metodista de Houston. La convergencia del método bíblico cristiano y el método científico fueron alma y corazón de un hecho histórico extraordinario. Al mundo le había pasado algo parecido a ese paciente, porque muchos corazones se habían paralizado en octubre de 1962 cuando EE.UU y la Rusia soviética casi desatan la III Guerra Mundial con la crisis de los misiles que el gobierno de Moscú había instalado en la Cuba revolucionaria.

El Dr. Liotta fue uno de los médicos de Perón, en la vuelta del líder al país en 1973. El presidente Perón le pidió al notable facultativo entrerriano que se hiciera cargo de la Secretaría de Salud Pública. Liotta no estaba muy convencido, pero aceptó provisoriamente y propuso un Sistema Nacional de Salud, aprobado por ley, pero frustrado casi en seguida, ya que esa secretaría dependía del Ministerio de Bienestar Social conducido por López Rega. Además, como dijimos, Perón muere en Julio de 1974 y Liotta renuncia enseguida a su cargo. El desmantelamiento final de esa iniciativa política, que urge releer y rediscutir como otras cosas mencionadas en este repaso, estuvo a cargo de la última dictadura cívico-militar.

Domingo Liotta

SIN REMEDIO PARA LA LOCURA Y PARA LA MALA POLÍTICA

Las anécdotas de la intimidad de Liotta con Perón y López Rega son muy curiosas y sugerentes. Cuenta el médico diamantino por ejemplo que, “Perón venía orinando poco, y a nosotros, los doctores del corazón, siempre nos interesa la parte diurética. Que los pacientes orinen bien. Con el cardiólogo Pedro Cossio le dimos unos remedios, con los que Perón empezó a orinar de nuevo. El me estaba hablando, con la puerta del baño entornada, cuando intempestivamente entró Lopecito a la habitación. No pidió disculpas. Se puso a caminar adentro del cuarto moviendo mucho las manos y me dijo, casi sin mirarme: “Ha visto, doctor Liotta, tal astro se ha alineado con tal otro y por eso el General está meando”. Perón, que estaba de espaldas, abrió un poco más la puerta, giró su cabeza y me guiñó un ojo como diciéndome “no le haga caso a este loco”...” (18).

Liotta llegó a firmar un convenio con el premier chino Chou-En-Lai, y otro con el presidente israelí Katzir. Con la caída del peronismo, se dedicó a su trabajo científico y médico siendo Cirujano-Jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Italiano de Buenos Aires hasta 1990. Entre 1994 y 1996 fue Secretario de Estado de Ciencia y Tecnología y Presidente del CONICET, Consejo Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. Esos años del menemismo no fueron buenos años para el corazón ni para la salud pública en Argentina, más bien todo lo contrario.

Desde 1997, Liotta ha sido Decano de la Escuela de Medicina de la Universidad de Morón, y vicerector después de esa casa de estudios. Su casa natal en Diamante es hoy un museo que lo honra con justicia. La Facultad de Ciencias de la Salud de la UADER fue parte de la organización de ese reconocimiento público. Seguramente, el mejor homenaje político y educativo que podríamos hacerle al Dr. Liotta es rediscutir un buen Sistema Federal de Salud Pública, una buena formación para los profesionales de la salud y un buen presupuesto para la capacitación, la investigación,la atención y el cuidado de la salud de todos.

Una edición en inglés de
"Las aventuras de un cirujano del corazón"


FORMAS DEL EXILIO LABORAL. LA CARNE DEL PUEBLO

...Por lo único que la sufrí -a la pobreza- fue porque
no podía comprar lápices de colores. Pero en lo demás
no: tenía guardapolvos que mamá me hacía con
sábanas y siempre tenía cuadernos "Rivadavia", porque
escribía con letra chiquitita para que me duraran; y
nunca me faltó comida. Y...¿para qué más?, si de nena
el "deber" era todo para mí...mi único sueño fue ser
secretaria: para ganar mucha plata y que mi mamá no
luchara por el pan. En eso empeñé mi vida y lo conseguí,
trabajando duro desde los quince años...”
Isabel “Coca” Sarli
Memorias de una mujer fatal”,
entrevista de Cristina Castello,
Revista Viva, Clarín, 5/5/1996

El espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino
una relación social entre personas mediatizada
por imágenes”
Guy Debord
La sociedad del espectáculo”

Ni los anhelos por la revolución, ni los discursos políticos de ocasión, ni la supuesta defensa del orden y la patria pudieron modificar el rumbo del injusto y desequilibrado devenir económico, geográfico y social de la Argentina. Explica Beatriz Bosch que, “el cálculo oficial para el año 1977 asigna -para Entre Ríos- un total de 853.711 habitantes. Examinadas las cifras en detalle vemos invertido el porcentaje de la distribución de los pobladores con respecto a las postrimerías del siglo anterior. Unicamente el 36,5% vive hoy en el medio rural. Migraciones internas contínuas y escalonadas explican tan inversión: del campo a la villa; del pueblo a la cabecera departamental; de allí a la capital de la provincia; de todos los puntos al gran Buenos Aires, a Córdoba, a Rosario, a Santa Fe. Cada día alguien abandona el lugar de residencia en pos de trabajo más remunerativo o de horizonte más alentador para los afanes del espíritu. En suma, han partido doscientos mil entrerrianos en un par de años” (19).

Isabel Sarli, la “Coca”, nació en Concordia el 9 de Julio de 1935. Probablemente, la independencia que lograra la Coca como sex simbol nacional e internacional en los ´60 y los ´70, sea tan aparente como la independencia de su país. Sus dramas y sus angustias pueden leerse en las respuestas que ha dado a algún reportaje profundo. La pobreza, la necesidad y un padre ausente, llevó a la madre de la futura diva a buscar suerte a BsAs, como tantos otros provincianos. Las situaciones traumáticas dejaron su sello en la familia: una pulmonía se llevó la vida de su pequeño hermano y no hubo dinero ni para el cajón, que fue pedido a la municipalidad. La madre crió a Coca con la dureza que la vida exigía en ese momento para sobrevivir. En 1955, sobre el final del primer peronismo, la joven oriunda de Entre Ríos impacta públicamente con su deslumbrante belleza y gana el concurso de Miss Argentina. El propio Presidente Perón le dijo a esa reina de veinte años de edad que ella era más importante que todos los embajadores.

Engañada por Armando Bo -quién no le dijo nada del zoom de la cámara- hizo su primer desnudo en el cine en 1956, cuando protagonizó “El trueno entre las hojas”. A partir de allí, fueron amantes y socios -no sin conflictos- en la construcción de un gran imperio mediático del erotismo. ¿Qué simboliza históricamente la Coca Sarli? ¿La mujer-objeto doblemente explotada, en el trabajo y en la vida privada? ¿La carne del pueblo, eróticamente mediatizada en la sociedad del espectáculo? ¿La liberación imaginaria del deseo en una sociedad todavía conservadora? ¿El autoerotismo alienado del pueblo? ¿Un resumen fuerte de la manera de progresar en la sociedad patriarcal de consumo para una chica de pueblo? ¿La revancha de la belleza popular y provincial frente al poder urbano? ¿Todo ésto junto y mezclado?.

Quizá la leyenda nativa recuperada por Augusto Roa Bastos se volvió realidad en la conciencia de la diosa argentina del erotismo: ese trueno que quedó entre las hojas y las llenó de energía violenta, electrizó toda la cadena alimentaria y vital, y la violencia animal y humana terminó haciendo de la Coca la mujer superexplotada del patrón. Tal vez, la belleza salvaje de las Pampas -como la denominó la revista Playboy- descubrió con el tiempo que la presión de la sociedad del espectáculo no es muy diferente a la presión explotadora de cualquier obraje (20).

La "Coca" Sarli en Playboy


LA ILUSIÓN DEL GLAMOUR

La paranaense Leonor Benedetto, nacida en 1941, también hizo carrera en el cine y en la tv nacional, como también en la pantalla internacional. Buena y dedicada estudiante, terminó la secundaria a los quince años de edad y comenzó a estudiar Filosofía y Medicina, carreras que abandonó para dedicarse a la actuación. Dueña de una belleza, una presencia, un tono y un estilo muy personales, la actriz entrerriana comenzó su carrera cinematográfica en los años ´60. En 1970 participó en la película “El santo de la espada” y en 1972 fue parte del elenco del gran éxito de la televisión argentina, que fue la novela “Rolando Rivas”. En 1980 tuvo su primer protagónico en la TV con “Rosa...de lejos”, y a partir de allí desarrolló una extensa y exitosa carrera como actriz, conductora, cantante en alguna ocasión y también como directora.

Con “Rosa”, Leonor Benedetto personificó a una muchacha del interior que fue a luchar contra la dureza de la gran ciudad, en una historia televisiva donde el trabajo, la educación y el sacrificio todavía parecían dar recompensas, por lo menos en el mundo de la moda y el glamour. Con algunas salvedades, la historia de Rosa se parecía a la de la propia actriz de Paraná. La TV Pública - “ATC” en aquella época- parecía mostrar lo que quedaba de los valores, las ilusiones y las posibilidades sociales, en un contexto dramático, donde el proceso militar avanzaba con la destrucción de vidas, producción, trabajo, educación e ideales. Benedetto siguió su carrera, y ya veterana, en 2017 se permitió polemizar públicamente en los debates sobre el avance del feminismo y los derechos de género (21).

Leonor Benedetto

RAÍCES Y TESOROS DE NUESTRA TIERRA

Como se ve, las formas del éxodo laboral fueron múltiples. En el ámbito de la literatura, quién más sintió y escribió entre nosotros sobre éste flujo histórico fue Juan José Manauta. Una de las primeras obras del “Chacho” fue “Los Aventados”. El mismo fue un aventado: su compromiso militante lo llevó a tener que dejar Entre Ríos, pero siempre nuestra tierra estuvo presente en su literatura. Como Manauta, otros grandes exponentes de nuestras letras, nuestra cultura y nuestra investigación trataron de que nunca se cortara la raíz que los unía a Entre Ríos, más allá del lugar donde se encontraran. El gran antropólogo y arqueólogo Antonio Serrano -Director en ese momento del Instituto de Arqueología Lingüística y Folclore de la Universidad Nacional de Córdoba- por ejemplo, llegó a un acuerdo con el gobierno provincial -gestión Cresto, octubre de 1974- y propuso la creación de la Biblioteca Provincial, para la que donó todo sus libros.

Serrano falleció en 1982 y los diez mil volúmenes que eran su patrimonio bibliográfico hoy son parte de la institución que impulsó, junto con otras grandes colecciones de grandes autores entrerrianos. En su Testamento de donación el Prof. Serrano al referirse a su biblioteca expresa: "Nació aquí, entre pobrezas y generosidades. Por su génesis es entrerriana y considero que ella debe volver íntegra y sin retaceos al seno de ésta sociedad donde nací, me eduqué y se formó mi personalidad científica y cultural. Por eso mi voluntad es que vuelva a Paraná y quienes juzguen el gesto lo hagan con la vara del agradecimiento y del amor a la tierra natal." (22). Que los tesoros de nuestra historia y de nuestra cultura no pierdan nunca su valor y su brillo.

La Biblioteca Provincial en Paraná

Prof. Mauricio Castaldo
Facebook: Mauricio Castaldo
Twiter: @castaldoedgar

Agradecemos al Prof. Juan A. Vilar sus aportes y sugerencias


2da Parte:
Historiadores y ensayistas. Músicos y Escritores.




NOTAS:

(1) La mayoría de los datos sobre los gobiernos que se sucedieron en la provincia entre 1943 y 1976 los tomamos de la "Enciclopedia de Entre Ríos" (en tres tomos), que dirigió el Prof. Facundo Arce y fue editada en Paraná por Arozena Editores en 1978. El tomo III que consultamos para este trabajo contó con apuntes del propio Prof. Arce y la colaboración de María Cristina Damonte de Torres, Rosa Troncoso, Pablo Schvartzman, María del Carmen Murature de Badaracco, Leoncio Gianello, Erich E.W. Edgard Poenitz, Teresa Rocha, Juan José Antonio Segura y César Varini.
Los poemas de Juan L. Ortiz están en su "Obra Completa", Santa Fe, UNL, 2006, y en internet, en https://caminarporlaplaya.wordpress.com/2012/02/16/juan-l-ortiz/ y en http://marcelosaraceno.tripod.com/poemasortiz.html. El homenaje de Canal Encuentro a Juan L, en https://www.youtube.com/watch?v=-2zBC9pP0QY

(2) Datos de Claudio Cañete en "Capítulos Perdidos. Los días de Perón y Evita en Paraná", ver http://www.lavoz901.com.ar/despachos.asp?cod_des=82817

(3) Facundo Arce, ob.cit, pp.120-126. Una nota del Archivo de la Provincia en el diario "El Entre Ríos" de Colón, 24/2/2017, "El día en que Héctor Maya fue elegido gobernador", en https://www.elentrerios.com/actualidad/el-daa-en-que-hactor-maya-fue-elegido-gobernador.htm

(4) Una introducción al trabajo de Alzarihttp://www.telam.com.ar/notas/201503/97222-la-internacional-entrerriana.html  y su tesis "La poesía social de Juan L. Ortíz (1936 - 1946) en http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/tesis/te.1263/te.1263.pdf

(5) La historia de la Escuela Hogar de Paraná y la ética política del Padre Croce en Claudio Cañete, "La Escuela Hogar, un coloso indestructible", Paraná, Análisis Digital, 24/7/2008, en http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=808&di=1&no=84321 y el trabajo de Claudio Maidana, "La conformación de la Juventud Peronista en Entre Ríos, 1971-1973", en http://historiapolitica.com/datos/biblioteca/cean16.pdf

(6) El papel de Jaureguiberry en la Constituyente y los debates y luchas de esa época, en Leónidas "Noni" Ceruti, "La Asamblea Constituyente del 57 y el Artículo 14 bis", en La Izquierda Diario, BsAs, 26/10/2017, ver https://www.laizquierdadiario.com/La-Asamblea-Constituyente-del-57-y-el-Articulo-14-bis

(7) F.Arce, ob.cit, pp.140-141.-

(9) Beatriz Bosch, "Historia de Entre Ríos", BsAs, Plus Ultra, 1978, p. 292. La palabra de los que trabajaron en la gran obra, en El Diario de Paraná, doble Suplemento 40° Aniversario del Túnel, Paraná, 13/12/2009. La nota de la Revista Siete Días, en http://www.magicasruinas.com.ar/revistero/esto/revdesto212.htm. Los datos sobre el viejo Puente de La Picada en el excelente video explicativo del Prof. Battistutti en Youtube. La 1ra parte, en https://www.youtube.com/watch?v=NNKEdffw6oE&t=5s y la 2da en https://www.youtube.com/watch?v=ez4X5XyrUgs&t=43s

(10) F.Arce, ob.cit, p.161.

(11) B.Bosch, ob.cit, p.303. Agradecemos al Prof. Juan A. Vilar la aclaración sobre la llegada frustrada de los franco-argelinos.

(12) F.Arce, ob.cit, pp. 205-211.

(13) El enfrentamiento entre Perón y los Montoneros en uno de los Archivos de Felipe Pigna, ver https://www.youtube.com/watch?v=6A2uyqTlKzw

(14) Definiciones de Ottalagano en la Revista Nueva Presencia, ver https://es.wikipedia.org/wiki/Alberto_Eduardo_Ottalagano

(15) Sobre Alfredo Kohon, ver Simón Blanco, "A 48 años de la Masacre de Trelew", en http://espacioconvergencia.com.ar/2/index.php/nacionales/1762-

(16) Daniel Enz, "Capítulo I: Cáceres Monié, un antes, un después" de su libro "Rebeldes y Ejecutores", en Análisis Digital, http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=2&no=8167 y Claudio Maidana, ob.cit.

(17) Las vidas y la militancia de Tucho Valenzuela y de Jaime Dri, en Roberto Baschettihttp://www.robertobaschetti.com/biografia/v/14.htmlhttp://www.robertobaschetti.com/biografia/d/153.html. Jaime Dri, “Si te pensás fugar, te tenés que fugar”, BsAs, Página 12, 17/12/2010, en https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-158811-2010-12-17.html y Sabrina Gullino, "Quiero tomar un mate con mi hermano", en https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-210060-2012-12-18.html. Un reportaje a Rafael Bielsa sobre su novela, en https://www.youtube.com/watch?v=o6ZskO-2Ts4

(18) Gustavo Nielsen, "Domingo Liotta: el médico de Perón y su recuerdo de López Rega", BsAs, Clarín, 3/7/2016, https://www.clarin.com/viva/domingo-liotta-peron-lopez-rega_0_BJcv7VV8.html. Una biografía del notable cirujano en http://www.todo-argentina.net/biografias-argentinas/domingo_liotta.php?id=550
(19) B.Bosch, ob.cit, p. 303.

(20) Pablo Mascareño, "Isabel Sarli y Armando Bo: una pasión marcada a fuego", BsAs, La Nación, 28/6/2017, en https://www.lanacion.com.ar/2036316-isabel-sarli-y-armando-bo-una-pasion-marcada-a-fuego. Cristina Castello, "ISABEL SARLI: MEMORIAS DE UNA MUJER FATAL", Clarín, Revista Viva, 5/5/1996, en http://les-risques-du-journalisme.over-blog.com/article-isabel-sarli-memorias-de-una-mujer-fatal-por-cristina-castello-124851894.html
(21) Un reportaje a Leonor Benedetto sobre su vida en "Pura Química", ESPN, 8/12/2011, https://www.youtube.com/watch?v=HvRKIGjR3Ww y sus declaraciones para la polémica, "¿De qué lado estás?. Leonor Benedetto justificó el abuso sexual en la farándula y contó un episodio con su hija", Clarín, 6/11/2017, https://www.clarin.com/espectaculos/fama/polemicas-declaraciones-leonor-benedetto-abuso-sexual-farandula_0_HJHAI8RA-.html

(22) El Testamento cultural de Antonio Serrano y su biografía, en https://historialeduner.uner.edu.ar/autores-regionales/5/antonio-serrano.