ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

miércoles, 27 de abril de 2011

La lección revolucionaria del 1ro de Mayo

La semana histórica de lucha que comenzó el 1ro de Mayo de 1886 se transformó en una de las más grandes lecciones políticas que la clase trabajadora se dió a sí misma y le dió al mundo: desplegando en el pensamiento y en la acción una auténtica autonomía y una extraordinaria conciencia de clase, avanzó en la transformación de las relaciones sociales y en la conquista de una vida mejor frente a la alienante explotación capitalista. Había un horizonte de buen vivir en esos trabajadores que planteaban claramente ocho horas para trabajar, ocho para la familia y ocho para el descanso, frente a las extenuantes y destructivas jornadas laborales de ese entonces. Esa concepción política, gremial y vital -la lucha por la reapropiación de los tiempos de la vida- sigue siendo un ejemplo para nosotros.


La lucha sin tregua en aquella semana política que comenzó el 1ro de Mayo es la lección revolucionaria de y para los trabajadores: hicieron historia y forjaron líneas del futuro con el desarrollo de un pensamiento y de una acción libertarios. El intento de congelar la memoria histórica de estas luchas y plantear el 1ro de Mayo como un día festivo, como feriado o como “Día del trabajo” pertenece a las concepciones populistas y fascistas posteriores. Los mártires de Chicago, aquellos militantes obreros libertarios asesinados por el poder por ser animadores de la lucha -como tantos otros-, nos interpelan todos los días en la pelea por una sociedad y un mundo mejores.


Los trabajadores de los distintos sectores de la sociedad siguen reclamando hoy por sus necesidades y sus derechos. En un contexto de ataque a los que luchan en Entre Ríos y en Argentina, la clave estratégica sigue siendo la construcción de la unidad en la pluralidad, la movilización y la acción directa común de todos los trabajadores. Habrá más democracia, más derechos y transformación estructural sólo con la construcción de poder popular desde abajo. El seguidismo a los gobiernos -la otra cara de la misma moneda del burocratismo- lleva a los trabajadores a seguir siendo parte de lo mismo.


La clase obrera boliviana es un ejemplo hoy para nosotros, en el marco de fuertes luchas y tensiones creadoras en Nuestra América: su consciencia de clase le ha permitido, junto a los extraordinarios movimientos sociales de Bolivia, desarrollar un poder popular y una fuerza política, social y cultural que se expresa más allá del gobierno de turno, y que logró con planes de lucha, acción directa autónoma y con movilizaciones que un gobierno popular retroceda democráticamente con una medida como el gasolinazo y reconozca que lo democrático es respetar las luchas de abajo y mandar obedeciendo.


En la Argentina, la mejor muestra de unidad que ha dado el campo popular ha sido, en los últimos tiempos, la movilización contra el crimen de Mariano Ferreyra, como crimen contra la clase obrera. La imagen de Mariano se suma a nuestras banderas este 1ro de Mayo y se sumará en el Paro Nacional y la movilización que CTA convoca para el 8 de Junio.


La nueva reducción de la jornada laboral, el reparto global del trabajo, del tiempo libre y de la riqueza, frente a las presiones del capitalismo biotecnológico precarizador, junto con tantas otras nuevas reivindicaciones como la reducción de la edad jubilatoria -lograda por ejemplo ya en Bolivia- y el buen vivir biodiverso, son las nuevas utopías concretas que se ya empiezan a instalar en el horizonte de los trabajadores: está en nosotros mismos construir un camino transformador o no.


Mauricio Castaldo

Sec DDHH CTA Paraná

27/4/2011


No hay comentarios: