ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

domingo, 8 de mayo de 2011

La marcha por la paz que encabeza el poeta mexicano Javier Sicilia llega hoy a la capital con miles de participantes

Veinte mil indígenas zapatistas se han sumado a la marcha por la paz y se han movilizado hoy con los rostros cubiertos en San Cristobal de las Casas.

08/05/2011 19:33:00

AzkenEzkezl.jpg
Veinte mil indígenas zapatistas se han manifestado hoy por las calles de San Cristobal de las Casas contra la llamada "guerra al narco" del presidente Calderón. (Omar ZUÑIGA/AFP)

MÉXICO D.F.-. La marcha por la paz encabezada por el poeta mexicano Javier Sicilia ha llegado hoy a la capital de México con la participación de miles de personas.

El contingente, formado por miles de personas, ha partido a primera hora del campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde los activistas han pernoctado hoy.

Su llegada al Zócalo, punto neurálgico de la ciudad y del país, está prevista para las 17.00 horas (23.00 GMT); allí, Sicilia leerá un mensaje a las autoridades mexicanas para evidenciar el hartazgo social ante la violencia que ha dejado casi 40.000 muertos en cuatro años y medio, desde que el presidente Calderón activara su fallida "guerra contra el narco".

El poeta se ha convertido en un símbolo nacional después de que su hijo fuera muerto a manos del el crimen organizado y él contagiara su rabia y su duelo a la sociedad.

Gara-8/5-Leer



Una acción de guerra ¿Un acto ético y legal?

El asesinato de Osama ben Laden en circunstancias todavía confusas desató un fuerte debate sobre la legalidad y la justificación moral de un operNegritaativo de eliminación llevado a cabo en territorio extranjero, posible gracias a datos obtenidos mediante la tortura, y que eludió la captura y el enjuiciamiento del líder de Al-Qaeda. En la guerra contra el terrorismo, ¿el fin justifica los medios?

La Nación-8/5-Leer



Miles de japoneses piden el cierre de la planta nuclear de Hamaoka - AIM






América XXI


Como revolucionario siempre en situación de desventaja, con años de labor en el periodismo, como ex exiliado en Suecia, residente en varios países en situación inestable y conocedor de la zozobra que significa para un resistente a dictaduras transponer una frontera, debo en primer lugar solidarizarme con el compañero Joaquín Pérez Becerra, director de la Agencia Internacional de Noticias Nueva Colombia (Anncol), con sede en Estocolmo.

El 23 de abril Pérez Becerra fue detenido en Maiquetía, el aeropuerto internacional de Caracas. Dos días después fue deportado a Colombia. Estaba marcado con el código rojo de Interpol. Tal condición no fue tomada en cuenta al salir de Estocolmo -donde vivía en total libertad de movimientos- ni al hacer escala en Frankfurt. Al parecer -no hay información precisa- la calificación fue cambiada abruptamente en el transcurso del vuelo entre Alemania y Venezuela. Dos agentes del gobierno colombiano viajaban a su lado e hicieron posible que Juan Manuel Santos supiera hasta el número de asiento ocupado por Joaquín, cuando el presidente colombiano llamó a Hugo Chávez para advertirle que Pérez estaba llegando a Caracas y transmitirle su filiación original como ciudadano colombiano, que ya no es.






No hay comentarios: