ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

domingo, 17 de junio de 2012

Una gran marcha nacional reclama la independencia de Euskal Herria en Iruñea


CRÓNICA I 500 AÑOS DE LA CONQUISTA DE NAFARROA


Ya basta! Tras 500 años de conquista e invasión, queremos ser hombres y 


mujeres libres», proclamó Patxi Abasolo, portavoz de Nafarroa Bizirik, en el 


acto que puso el broche final a la marcha nacional en recuerdo al quinto 


centenario de la conquista castellano-aragonesa de Nafarroa.

p002_f08_147x104.jpg

p002_f02_190x104.jpg
Martxelo DÍAZ I
Patxi Abasolo destacó que los «miles de navarros de toda Euskal Herria que nos hemos reunido hoy en la capital del viejo reino no renunciamos a ser dueños de nuestro futuro, de nuestro pasado ni de nuestro presente».
El portavoz de Nafarroa Bizirik subrayó que «este año no tenemos nada que celebrar, porque las conquistas no se celebran, ya que son un acto violento que no tiene nada que ver con la libre adhesión que quienes hacen una lectura interesada nos quieren vender. Lo que estamos celebrando es que 500 años después aquí hay un pueblo que sigue estando vivo».
Tras marcar el contexto, Abasolo preguntó «por qué tienen tanto miedo a que se reivindique el derecho de los navarros a decidir su futuro» y criticó que UPN haya presentado la conquista de 1512 como «la única manera de entender los sentimientos de lealtad a España», en alusión a un acto que celebró recientemente en Madrid.
«Llevan siglos intentando imponernos una Navarra subyugada, oscura y triste», añadió, destacando que los mandatarios de la actual Nafarroa «recorren 500 kilómetros para mendigar como siervos 500 años después de la conquista».



Los vientos de la Historia soplan más rápido que las campañas políticas


Tras una campaña intensa y larga que tuvo colofón ayer con la gran marcha de Iruñea, la ciudadanía vasca se ha reencontrado con un episodio clave de su Historia: la pérdida de la soberanía hace 500 años. Sin embargo, no ha sido el pasado, sino el futuro el que ha terminado dando pleno sentido y gran potencialidad a toda esa dinámica. En las calles de la capital navarra confluyeron ayer independentistas, euskaltzales, abertzales, federalistas, republicanos... pero también gentes movidas simplemente por su alarma por el porvenir inmediato, personas que se vienen movilizando semana a semana contra los recortes o las macroinfraestructuras sin sentido, que demandan el trabajo que no tienen, que temen perder sus ahorros o sus viviendas, que repudian que la educación o la sanidad puedan convertirse en objeto de lujo... Personas, en suma, que exigen un cambio ya y que han precipitado la caída del Gobierno de coalición UPN-PSN. La agenda real actual, la de la Euskal Herria de 2012, se ha solapado inevitablemente con la reivindicación histórica que traía consigo en origen la iniciativa Nafarroa Bizirik, y esa confluencia le ha dado aún más fuerza.
En términos académicos, la discusión planteada por quienes decidieron dar esta batalla hace ya un par de décadas concluye con un éxito rotundo. Hoy es el día en que los mandatarios de UPN, tan españolistas y tan poco navarristas, tienen que dar por bueno a regañadientes que lo que se produjo en 1512 fue una conquista militar con todas las letras. Las únicas resistencias se resumen en sinsentidos como el lanzado por Felipe de Borbón en Leire, para quien con aquella derrota «Navarra continuó el destino hispánico que siempre tuvo desde antiguo», que evidencia la pobreza intelectual y la falta de sentido de la realidad del personaje y de la institución a la que representa. Sin embargo, la batalla ideológica ganada en torno a lo ocurrido hace 500 años -quince generaciones- puede quedarse sin efectos prácticos si no se une a la realidad actual. La razón se queda corta si no se acompaña de un análisis y una práctica adecuados a las circunstancias históricas. Son muchos los pueblos cargados de razones, como este, que siguen sin adquirir o recuperar su condición de Estado.
Escocia y Catalunya; Ucrania y Chechenia
Las iniciativas soberanistas en Escocia y Catalunya también se apoyan en referencias históricas. Así, Alex Salmond plantea hacer coincidir el referéndum con el séptimo centenario de la Batalla de Bannockburn, cuando los escoceses vencieron a un ejército inglés (1314). En Catalunya se sueña con el mismo año en el que se cumplirá el tercer centenario de la capitulación de Barcelona ante Felipe V (1714). Sin embargo, en ambas naciones cobra fuerza la idea de que la opción de la independencia solo triunfará si la mayoría de la población percibe con claridad que con ella tendrá un futuro mejor. La esperanza del futuro tiene una potencialidad movilizadora mucho mayor que la nostalgia del pasado. En cualquier caso, no son incompatibles, sino que se retroalimentan.
Mirar a los movimientos recientes en el mapa europeo también resulta didáctico. El mayor terremoto reciente se produjo a inicios de los años 90, y no precisamente porque ciudadanías como la lituana, la eslovena y tantas otras hubieran descubierto en ese momento su ansía de soberanía, sino porque supieron aprovechar un factor externo inesperado: la implosión de la Unión Soviética y Yugoslavia tras la caída del muro de Berlín. Estos días vemos a Ucrania o Croacia disputar la Eurocopa de fútbol y presentarse ante el mundo como estados con total normalidad, pero hace 25 años ni siquiera aparecían en el imaginario colectivo europeo. Sin embargo, conviene también recordar que no todos los que estaban agazapados esperando su ocasión han logrado salir a flote: Chechenia puede ser el caso más dramático.
Un contexto en cambio acelerado...



Tsipras insiste en que Grecia ha votado contra los recortes y anuncia que estarán en la oposición - Europa Press






Crisis Mundial, bodas de sangre










Alainet


application/pdf iconCapital transnacional vs Resistencia de los pueblos [PDF, 1.51MB]
application/pdf iconTransnational Capital vs People's Resistance [PDF, 1.25MB]Este número especial de “América Latina en Movimiento” de ALAI muestra con lujo de de talles el funcionamiento del capital transnacional, los sectores en los que actúa, su lógica globalizada, la estructura de su promiscua relación con los poderes públicos a todos los niveles, la magnitud de los abusos, su irresponsabilidad social, económica y ambiental... queda claro en estas páginas el tamaño de su poder, y el desafío que los pueblos tenemos por delante.
Para las transnacionales la crisis significa nuevas oportunidades para aumentar sus ganancias y proyectar su control a todas las esferas de la vida del planeta bajo el paraguas de la “economía verde”. Frente a ello, en todo el mundo se multiplica la resistencia popular y el cuestionamiento al poder desmedido de estas corporaciones. Es el tema de la edición de junio (476) de la revista de ALAI "América Latina en Movimiento", coeditada con el Transnational Institute (TNI).
Contenido:
Hacia una respuesta sistémica al capital transnacionalizado
Gonzalo Berron y Brid Brennan

Rebelión - 17/6 - Leer Completo y Descargar

No hay comentarios: