ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

miércoles, 25 de julio de 2012

Horizontes de otra racionalidad económica. Crisis de legitimidad de una civilización



Wim Dierckxsens


Mundialización del ejército industrial de reserva, fin de la democracia representativa. Fin de los recursos naturales y el rol de los países periféricos


Fin de la racionalidad a la vista: La innovación tecnológica llegó a su límite histórico

Somos de la opinión que la composición orgánica del capital ha llegado a los límites de lo posible dentro de los países centrales y por lo pronto también de las relaciones de producción vigentes. Las últimas en vez de ser una palanca de desarrollo de las fuerzas productivas se han transformado en trabas suyas. Sabemos que el incremento en la composición orgánica del capital explica la tendencia a la baja de la tasa de ganancia. Esto un fenómeno muy conocido en términos de valor. El tema aquí es si existen límites a la capacidad de reemplazo de la tecnología como valor de uso. Es un supuesto que la innovación tecnológica genera un ahorro en el costo de la mano de obra al utiliza la nueva tecnología. El costo de fuerza de trabajo necesario por unidad de capital empleado disminuiría, en otras palabras. Es un supuesto que el progreso tecnológico está directamente relacionado con un ahorro en mano de obra al emplear esta nueva tecnología. Lo anterior conlleva a una creciente competencia por el progreso técnico. La tecnología genera, en apariencia, la mayor ganancia esperada. El supuesto aumento en los beneficios a partir de un acelere en la renovación tecnológica induce contablemente a su depreciación, es decir, conlleva a la obsolescencia programada de la tecnología. En resumidas cuentas ello implica acortar la vida media de la tecnología como valor de uso (Robert Dekle, Technological progress and endogenous capital depreciation: evidence from the US and Japan,www.federalreserve.gov , 1994).


El resultado de la innovación tecnológica en la tasa de beneficio no se conoce, sin embargo, sino hasta el final del proceso. Con la innovación tecnológica disminuye la edad media de la tecnología empleada, es decir, se reduce la vida media del stock de capital fijo. Japón utilizó durante el pos-guerra la baja en la edad media del stock de capital fijo como un indicador de la competitividad del país frente a los demás países centrales. Ante el supuesto de que la innovación tecnológica y la consecuente baja en la edad media de la tecnología conllevan a una mayor capacidad competitiva, investigadores como Robert Dekle (Ob. Cit.), demuestran que lo contrario está sucediendo durante la época pos-guerra para los países centrales en general y particularmente para el caso de Japón. Al bajar la vida media tecnológica en Japón a más velocidad que en otros países centrales, el costo de la mano de obra por unidad de capital fijo invertido aumentó en vez de bajar. Con ello bajó la tasa de retorno. La lección es clara. No se puede acortar más la vida media de la tecnología en los países centrales sin provocar una mayor baja en la tasa de beneficio. En los países periféricos con los salarios más bajos, como China, hay cierto margen todavía. La tecnología y la innovación tecnológica dejaron de ser ventaja una competitiva para los países centrales y pronto también lo será en los mismos países periféricos. Con ello el agotamiento de la actual racionalidad económica está a la vista.






Deshielo sin precedentes en Groenlandia












Explotación "no convencional" de gas en Neuqúen, otro motivo para enfrentar el saqueo



El saqueo de los recursos parece no tener límites para Cristina, que con el verso de la expropiación de YPF, continúa profundizando la entrega al imperialismo y los grandes empresarios. Por eso no es casual que durante el último viaje hacia la ONU para “defender” Malvinas, hayan acordado la entrega de una porción significativa de las acciones de YPF al millonario más grande del mundo, el mexicano Carlos Slim. 


Por otro lado, mientras Cristina daba clases de “soberanía” el ministro De Vido se reunía con el representante de la Barrick Gold -Peter Munk- para cerrar otro acuerdo de inversiones (más de 5000 millones de dólares) en obras de minería a cielo abierto, un negocio redondo para los empresarios pero nefasto para el país y su medio ambiente. En nuestra provincia esta política va de la mano de la política de extracción de gas no convencional en Vaca Muerte y otros yacimientos. Un sistema que requiere de una inversión enorme debido a las dificultades que acarrea llegar hasta el gas y que es altamente contaminante. (Leer todo)

No hay comentarios: