ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

martes, 17 de julio de 2012

Unitarismo en la conducta, federalismo en los discursos

Por Mario Cafiero, Diputado Nacional entre 1997 y 2005 - Debate Abierto



Unitarismo en la conducta, federalismo en los discursos
El federalismo de la Casa Rosada, sólo en los discursos.
A los argentinos nos costó 70 años (1810-1880) de guerras civiles ponernos de acuerdo entre las provincias para adoptar un sistema federal de gobierno. Pero se tardó solo 20 años en destrozarlo.
 
En las últimas dos décadas, al ritmo de cada crisis económica, se ha modificado y distorsionado todo el andamiaje impositivo federal e instaurando en los hechos un modelo de gobierno centralista.
 
Entre 1991 y 2010 a las provincias se le despojó de no menos de 460.000 millones de pesos de recursos fiscales, que el gobierno nacional destinó fundamentalmente para atender su abultado endeudamiento.
 
El gobierno nacional equilibró sus cuentas a costa de desequilibrar las cuentas provinciales.


Durante el gobierno de los Kirchner esta injusta situación se profundizó y cada vez más se centralizó el manejo de la "caja". La automaticidad en la transferencia de los recursos se suplantó por la transferencia en función de la relación "política".
 
Hoy el sistema federal de gobierno está agonizando y Cristina Kirchner demuestra que quiere darle los últimos empujones.
 
Fiel reflejo de ello es la crisis de la provincia de Buenos Aires. En ella se pone al descubierto lo que veníamos denunciando desde hace tiempo: la inviabilidad financiera de la administración de la principal provincia argentina, evidenciada por un déficit y endeudamiento que ha crecido vertiginosamente.
 
Algunos dicen que hay una actitud "destituyente" del kirchnerismo hacia Scioli, esto es muy probable por la competencia electoral futura. Pero más peligroso es que hay una actitud "instituyente" de un modelo centralista donde la Presidente y Ministros nacionales, puentean a los gobernadores y se entienden directamente con los intendentes, en función de mantener una estructura de poder casi ya monárquica.

No hay comentarios: