ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

viernes, 3 de agosto de 2012

Evo nacionalizó una mina de plata por un reclamo indígena


El yacimiento del cerro Mallku Khota es uno de los más ricos en plata e indio y era explotado por una minera canadiense. En los últimos meses se registró una escalada de conflictos sociales en torno al emprendimiento. 

El gobierno boliviano oficializó ayer la nacionalización del yacimiento del cerro Mallku Khota, uno de los más ricos de plata e indio, ubicado en el norte de Potosí, explotado hasta mediados de julio por la minera canadiense South American Silver, tal como lo exigían comunidades indígenas del lugar. 
El ministro de Minería, Mario Virreira, explicó que el yacimiento pasará a control de la estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol), sin afectar a la empresa canadiense, que explota otras minas en Bolivia, ya que recientemente había sido concesionado a la Compañía Minera Mallku Khota. 



El gobierno boliviano aclaró que nunca pensó echar del país a Coca Cola. 




“Despejamos cualquier duda que pueda surgir en cuanto se refiere a la paralización de las actividades de prospección y exploración en este yacimiento tan importante para el país”, aclaró Virreira, citado por la agencia noticiosa ABI, frente a la expectativa de las comunidades aledañas a ese yacimiento, que promovieron la reversión de esa concesión. 
Aseguró, en ese sentido, que el Estado tiene los recursos necesarios para hacerse cargo de la explotación minera del cerro Mallku Khota. 
También anunció que Comibol contratará en un plazo de 120 días hábiles a una empresa independiente que realizará la valoración de las inversiones realizadas por la compañía estatizada. 
En el yacimiento existen reservas valoradas en 2.000 millones de dólares, y el ministro informó, citado por la agencia noticiosa AVN, que el decreto de reversión fue aprobado por el gabinete del presidente Evo Morales y recoge los acuerdos que el Ejecutivo logró con las comunidades quechuas que demandaron la salida de la empresa. 





Conflicto en El Diario/ Un mazazo para Fernández - AIM





Análisis - 3/8:
Cerca de 450 extranjeros poseen tierras en la provinciaEl gobierno provincial hizo un relevamiento que determinó que unos 450 extranjeros poseen tierras en la provincia. El trabajo se hizo en el marco de lo que dispone la Ley Nacional Nº 26.737, que establece un régimen de protección al dominio nacional sobre la propiedad, posesión o tenencia de las tierras rurales. La secretaria general del Ministerio de Gobierno, Lucila Haidar, brindó detalles acerca de cómo continúa el proceso e informó que hay varios estamentos estatales trabajando en el tema, todos coordinados por la cartera que conduce el ministro Adán Bahl.


"El endosulfán es de una peligrosidad altísima", alertó“Las normas avanzaron pero los controles no se hacen”, marcó Gianfelici sobre el proyecto de RéEl médico de Cerrito y ex convencional constituyente, Darío Gianfelici, se refirió al proyecto presentado por la diputada nacional Hilma Ré (UCR-Entre Ríos) para prohibir el endosulfán. “Es un insecticida de efectos muy prolongados en el ambiente lo que hace que su peligrosidad sea altísima. Es de aquellos productos que afectan la fertilidad y desarrollo sexual de los humanos”, explicó. “En realidad, la prohibición de esa sustancia es algo que se debió hacer hace muchísimo tiempo. Es un producto que está vedado en la mayoría de los países, principalmente donde se produce”, indicó. El profesional de la salud apuntó que en cuestión normativa se avanzó, “pero lo más importante es el control y no se hace”. En esa línea, ejemplificó: “Las banquinas como espacio de producción están prohibidas, sin embargo, no se respeta”.



Dow Chemical, el fabricante del letal ‘agente naranja’, patrocina Londres 2012






FREI BETTO

Me llamo James Holmes, pero pueden llamarme El Matador. Tengo 24 años. Soy el Caballero que Sale de las Tinieblas. Cuando menos se esperaba, el público atento a las aventuras de Batman vio irrumpir, en la oscuridad, la escena real de sangre y odio. Yo, El Matador, hago la diferencia.
Mi abuelo murió en la guerra de Vietnam. Era especialista en enterrar minas en los caminos de los arrozales por los que transitaban los campesinos. Mi tío afirma que, gracias a la habilidad de mi abuelo, más de 500 vietnamitas vieron sus cuerpos destrozados por minas. Y hay una foto, entre las cosas de mi padre, en la que se ven pedazos del cuerpo de un vietnamita volando por los aires.
Mi abuelo tuvo mala suerte. Al agacharse en una carretera para cavar el suelo y enterrar una mina, cayó en una trampa de varas de bambú. Un agujero de dos metros de altura. Su cuerpo fue rescatado por nuestros helicópteros. Mi tío le contó hasta 18 perforaciones. Mi abuelo mereció honras militares en su entierro en Denver.
Mi padre luchó en Iraq contra los terroristas de Sadam Husein y Bin Laden. Tuvo la suerte de regresar vivo. Trajo a casa un verdadero arsenal de guerra, dando inicio a su espantosa colección de armas. Todas legales, como otras 242 millones que circulan por los Estados Unidos.
Desde niño aprendí que un verdadero yanki no teme matar. Y sabe dar el tiro de gracia. En mi infancia me divertía con videojuegos bélicos. Llegué incluso a ganar el campeonato de eliminación sumaria de muñequitos virtuales, al derribar 42 en menos de un minuto.
Mi hermano está incorporado a nuestras tropas en Afganistán. Y yo quedé frustrado por no haber sido elegido. Intenté negociar con la Marina e ir en lugar de él. Sería un placer matar terroristas y sus cómplices talibanes.


No hay comentarios: