ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

miércoles, 19 de septiembre de 2012

EL PARO NACIONAL Y LA MOVILIZACION CONJUNTA CTA-CGT DEBE SER EL INICIO DE UN PLAN DE LUCHA


- Roca también parecía preocupado por la situación social y era laico y progresista-

Este 11 de Octubre, y ante la falta de respuestas del gobierno, la CTA convoca a un paro nacional y a movilizaciones y cortes en todo el país para que los reclamos se hagan sentir. Es fundamental debatir desde ahora, y en todas las instancias orgánicas de Agmer y CTA, la profundización de la lucha de todos los trabajadores ante nuestras reivindicaciones injustamente postergadas.
Nadie puede dudar en la necesaria unidad de acción frente al atraso salarial, al ajuste por inflación, a la amenaza de ajustes inaceptables en nuestras jubilaciones, al impuesto al trabajo asalariado que el gobierno considera ganancia, a la situación de las obras sociales, a unas asignaciones familiares que no son universales ni se generan sacándole a los que realmente más tienen y más ganan, y a la desigualdad y la exclusión que genera una matriz política estructural inalterable desde los años ´70.
No hay lugar para internismos ni especulaciones políticas en este contexto: sólo la fuerza de los trabajadores movilizados y con diversas estrategias de acción frenará el ajuste. Sólo la movilización consciente de los trabajadores puede darle contenido y dirección al debate político-social abierto en Argentina.
Las acciones de protesta que hemos realizado deben ser parte de un plan de lucha nacional y provincial que avance hasta conseguir todas las respuestas. Si no, caemos en el oportunismo o en la acción simbólica.
Es un hecho importantísimo también que las bases de la CGT adhieran a la movilización de CTA. La falta de debate político y de unidad en la lucha de los trabajadores ha sido el factor más importante de los fracasos, las frustraciones y los retrocesos de los derechos populares en la historia argentina contemporánea.
Sólo afirmando posiciones políticas claras de clase, los trabajadores podemos evitar que los debates sobre los derechos civiles se contrapongan a nuestros derechos sociales. No es muy progresista afirmar el justo derecho al matrimonio igualitario o la reforma del Código Civil o el voto a los 16 (y encima, voto parcial) por un lado, y a la par, considerar ganancia al salario, decir que los docentes trabajan cuatro horas, o que se puede comer con seis pesos, entre otras cosas, como firmar acuerdos con Monsanto. Así, Cristina Kirchner se parece más a Julio Argentino Roca que a Olof Palme. Roca también parecía preocupado por la situación social y encargó el Informe Bialet Massé que nunca leyó, después de haber encabezado un genocidio funcional a un modelo oligárquico agroexportador dependiente, y después de aparecer como muy progresista con el laicismo de la Ley 1420 y el matrimonio civil, entre otras cosas. Sólo la irresponsabilidad política del gobierno puede terminar en un neoroquismo –que algunos historiadores también consideraron increíblemente “revolucionario”- y en una entrega del debate a las otras fuerzas de derecha, por sus propias estrecheces, tozucedes y contradicciones.
Sólo la fuerza sindical y política de los trabajadores, evitará que comamos en serio con seis pesos, que nos jubilemos a los 80 años o que nos gobiernos otros parecidos o peores que nos dicen, en forma ridícula e ignorante, “que no tenemos que ser ni Cuba ni Venezuela”.
Sólo la unidad en la pluralidad de los trabajadores en lucha puede apuntalar una Unidad Latinoamericana necesaria, histórica, progresista, popular, democrática y emancipatoria.


Mauricio Castaldo
Sec.Gral AGMER María Grande y
Sec.DDHH CTA Parana
19/9/2012

No hay comentarios: