ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Mas responde a Rajoy que Catalunya "hará su camino" si desoye el pacto fiscal


El Govern y las diputaciones crean el "embrión" de una futura hacienda propia catalana.


La víspera de su reunión con Mariano Rajoy en la Moncloa, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado que su apuesta pasa por la vía del acuerdo y el entendimiento con el presidente del Gobierno sobre el pacto fiscal, pero ha advertido a continuación de que, en caso de no atenderse esta reclamación, Catalunya "debe hacer y hará su camino". El 'president' espera así poder argumentar ante Rajoy la necesidad de que Catalunya obtenga el pacto fiscal y que éste le escuche sin prejuicios y que vea la nueva financiación catalana "más como una solución que como un problema".

"En muchos ámbitos, y el tributario no puede ser una excepción, Catalunya debe hacer y hará su camino. Intentaremos que sea por la vía del pacto, entendimiento y acuerdo, pero Catalunya no puede renunciar a su presente y futuro", ha señalado el 'president'. En su opinión, las reacciones del Estado tras la manifestación de la Diada han tratado de "introducir miedo, amenazas, reñir y advertir" a los catalanes, y, frente a ello, ha asegurado que la actitud catalana "no va contra nadie".
Mas ha presidido este miércoles la firma de un convenio de colaboración entre la Agencia Tributaria de Catalunya y las cuatro diputaciones provinciales catalanas que busca, por un lado, mejorar la coordinación y por otro, sentar las bases de la futura hacienda propia. El jefe del Ejecutivo catalán ya avanzó hace unos días que el Govern está trabajando para que la Agencia Tributaria de Catalunya "vaya tomando cuerpo" para preparar el terreno de cara a la hacienda propia que, según el líder de CiU, se constituirá aunque no tenga el visto bueno del Gobierno central.


Hallado material radiactivo a 3.200 kilómetros de la costa de Fukushima - EP






Semanario Brecha


En América del Sur, allí donde existen gobiernos progresistas, las izquierdas que no participan de esas administraciones han navegado casi en solitario. Pero poco a poco se están reorganizando, alimentadas por las contradicciones de esos gobiernos. En Ecuador ese proceso se está acelerando, y una coordinadora de partidos y grupos de izquierda logró unificarse para presentar un candidato presidencial único para las próximas elecciones. Los gobiernos progresistas sudamericanos son un conjunto muy heterogéneo: van desde la impronta bolivariana de Hugo Chávez en Venezuela, hasta la moderación institucionalizada uruguaya. Todos ellos se han presentado como promotores de cambios, en unos casos revolucionarios –de acuerdo a las versiones de Bolivia, Ecuador y Venezuela–, y en otros más modestos, como el “protosocialismo” que defienden algunos integrantes del Frente Amplio.

En ese contexto, los grupos de izquierda que no integraron inicialmente esos gobiernos quedaron muy relegados, con un bajo perfil y en muchos casos con escasa adhesión electoral. Pero a medida que los años se sucedieron, acumularon contradicciones, sumaron unas cuantas desilusiones, y esa izquierda que estaba fuera de los gobiernos comenzó a reorganizarse. Este viene siendo un proceso lento y trabajoso, por ejemplo en Argentina y Brasil, pero ha cobrado un fuerte ímpetu en Ecuador.

No hay comentarios: