ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

lunes, 26 de noviembre de 2012

(Catalunya) Más a la izquierda y más independentista


La sociedad catalana acudió ayer masivamente a las urnas para participar en unas elecciones que se presentaban como históricas. Los comicios habían sido convocados por el president, Artur Mas, apenas unas semanas después de la multitudinaria movilización popular que se produjo con motivo del 11 de setiembre, en el que la demanda de independencia se oyó con más fuerza que nunca, y a pesar de los intentos de algunos sectores por desviar la atención, la campaña estuvo centrada en el estatus futuro de esa nación. Partiendo de esa premisa, puede decirse que las fuerzas políticas favorables a que las catalanas y catalanes puedan decidir su futuro son claramente mayoritarios en el Parlament, un hecho incontestable que debería ser respetado por quienes insisten en negarles ese derecho democrático.
Mas quiso patrimonializar la enorme demostración que la ciudadanía catalana hizo con motivo de la Diada Nacional, pero los doce parlamentarios que se ha dejado en el envite muestran que no ha logrado su objetivo. Desde Madrid, tanto políticos como medios de comunicación enseguida trataron de hacer extensivo ese «fracaso» del líder de CiU al conjunto del soberanismo, tratando así de cerrar una herida que saben abierta, pero lo cierto es que, a la vista de los datos, Catalunya se despierta con un parlamento más soberanista que el de ayer. Concretamente, más independentista. Los resultados de ERC, que se sitúa como segunda fuerza, y la fuerte irrupción de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) indican que los votantes han hecho una apuesta clara porque su país alcance la plena independencia. Entre el original y la copia, han elegido el primero.
No solo más independentista, también más de izquierdas. Mas pensaba que el carácter plebiscitario de la contienda iba a lograr que la sociedad olvidara la política económica y social que ha mantenido en los dos últimos años, pero se equivocaba de plano. Estas elecciones indican que en Catalunya soberanismo no es equivalente a CiU, y que hay posibilidad de articular, a su izquierda, una alternativa que conduzca realmente a la nación catalana a un escenario de plena libertad.


ERC - Esquerra Republicana de Catalunya - 2da fuerza:

ERC exige a Mas seguir la vía soberanista y frenar los recortes









CUP-AE:
...Con el 98,9% de los votos escrutados, la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) se hace con tres escaños, tres menos de los que le otorgaban los sondeos a pie de urna. No obstante, su entrada en el Parlament es una de las grandes novedades de estos comicios. La CUP, formación política no convencional, independentista, anticapitalista, de izquierdas y ecologista, participativa y asamblearia, no tiene líderes ni políticos profesionales y apuesta por la democracia participativa. Ha entrado en su mayoría de edad, pero le faltan dos escaños para tener grupo.
 El éxito de la CUP supone la llegada a la política de un partido no convencional. Contraria a la organización jerárquica, la CUP distribuye sus núcleos de decisión en asambleas por todo el territorio catalanoparlante. Afirman no tener líderes y dicen funcionar sobre la base de la “democracia directa y participativa” por la que abogan.
Nacida con la democracia, aunque con otras siglas, fue hasta 2003 una experiencia atomizada y minoritaria. En aquel año logró los tres primeros concejales. En las municipales de 2007 obtuvo 20 ediles. Pero fue en las municipales de 2011 cuando dio el primer gran salto y se convirtió en la sexta fuerza política catalana al conseguir 101 ediles. Por ejemplo, entró con tres concejales en el Ayuntamiento de Girona dejando a ERC fuera del Consistorio, y uno en el Ayuntamiento de Reus, donde ha destapado escándalos de supuesta corrupción política ligados al sector sanitario.
La CUP aspira a convertirse en el “caballo de Troya de las clases populares en el Parlament”, como afirma su candidato, el periodistaDavid Fernández. Este partido antipartido se reivindica como la auténtica izquierda independentista, crítica con la política de recortes tanto de CiU como del tripartito. La proximidad de la CUP a los movimientos sociales, así como la novedad de su funcionamiento interno —dicen que no son políticos, sino gente que hace política—, podrían haber captado votos de votantes decepcionados con la izquierda nacionalista clásica como ERC e ICV.
Fernández, cabeza de lista por Barcelona, valoró los resultados: “Queríamos ser un caballo de Troya de las clases populares, y lo vamos a ser. Tres diputados son un avance, pero no son garantía de nada mientras la troika comunitaria siga dirigiendo la política”.
Fernández, fiel a la línea de su formación, precisó que la CUP “no cree en la democracia que se hace en el Parlament. La democracia real es la de la calle, los centros sociales, los movimientos vecinales, las AMPAS”...



Independentistas y de izquierdas, reivindican la democracia participativa

20minutos

Se presentan por primera vez a las autonómicas, pero ya tienen experiencia en las municipales, ya que cuentan con cuatro alcaldías y 101 concejales en Cataluña.

La Candidatura d'Unitat Popular (CUP), que se estrena en el Parlament catalán, con tres diputados, en estas elecciones autonómicas del 25-N, es un partido independentista y de izquierdas, que reivindica la democracia participativa, la igualdad social, la construcción nacional de los "Países Catalanes", las políticas de desarrollo sostenible y la promoción del tejido asociativo.
Aunque se presentan por primera vez a las autonómicas, tienen una importante representación en el ámbito municipal, ya que cuentan con cuatro alcaldías y 101 concejales en Cataluña. Este partido, que tiene entre sus candidatos al exjugador del Barça Oleguer Presas, ha logrado aglutinar a votantes soberanistas, indignados por los recortes sociales y descontentos, en general, con los partidos mayoritarios.
Sueldo máximo de 1.600 eurosEntre sus principios de acción política destacan la limitación de mandatos de los diputados de la CUP a una sola legislatura, así como el establecimiento de un sueldo máximo de 1.600 euros al mes para los cargos electos. La formación también se ha comprometido a tomar las decisiones "de manera abierta y participativa" y trasladar al Parlament las propuestas y demandas de los movimientos populares, entidades y ciudadanía, a través de procesos “de toma de decisiones que se fundamenten en la democracia directa, activa, participativa e inclusiva”.
Otro de sus principios es evitar la duplicidad de cargos en las instituciones y en la misma organización, para evitar la acumulación de poder. Igualmente, los parlamentarios de la formación tendrán siempre en cuenta "el marco nacional de los Países Catalanes", apostarán por la simplificación administrativa, y harán énfasis en el papel del municipalismo “como la herramienta real de transformación social que hace falta potenciar”.
El poder de la militanciaEl programa de la CUP es un documento elaborado de manera participativa y colaborativa por la militancia y múltiples agentes y sectores sociales de la izquierda independentista. El documento se basa en cuatro grandes bloques, que tienen por título Por la construcción nacionalPor un nuevo modelo social, económico y cultural, Por la igualdad de oportunidades, libertades, y derechos sociales y laborales y Por la defensa del territorio.
Respecto al primer bloque, la CUP defiende la independencia de Cataluña, y la lucha hacia “una república de los Países Catalanes por una democracia real y directa”, que tenga el catalán como “lengua común y preferente”.La formación también critica el actual modelo de la Unión Europea, que consideran al servicio del neoliberalismo y el capitalismo, y apuesta por “un marco de relaciones euromediterráneas de los pueblos libres”.


Por la nacionalización de la banca...




No hay comentarios: