ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

sábado, 24 de noviembre de 2012

Después del paro: dimensión política del 20N


Por Eduardo Lucita
El impacto político del paro del martes pasado supera ampliamente su efectividad concreta. Fortaleció a los convocantes, descolocó a las centrales oficialistas, mostró cierta implantación de la izquierda y terminó preocupando no sólo al gobierno sino también a los sectores derechistas que lo difundieron y fogonearon.

...10 


Lo hemos dicho en otras notas, la única salida realista a la encrucijada que se vislumbra es ir por más. En la protección de los salarios, del empleo, de las libertades públicas, de los derechos sindicales, del ambiente y los bienes comunes, de los pobladores originarios, en la recuperación de los sectores estratégicos para el desarrollo… no dejar en manos de la derecha la lucha contra la inflación, contra la corrupción, por una nueva política tributaria (única fuente de una efectiva distribución de la riqueza). Sumando las voluntades de quienes quieran sinceramente transformar de raíz nuestra sociedad. 



Se trata entonces de ofrecer otro camino para romper la encerrona. De proponer un programa popular de reformas y transformaciones que en su desenvolvimiento expresen sin ambigüedades una orientación y objetivos antiimperialistas y anticapitalistas. 





Vamos por el Plan de Lucha con coordinadoras, asambleas y piquetes...



Moyano y Micheli convocarían a una marcha en diciembre por la universalización de las asignaciones. En principio, el motivo es correcto, pero alertamos que no es sólo con marchas y medidas aisladas, convocadas por arriba, que se conseguirán nuestras reivindicaciones. Se necesita un plan de lucha serio, preparadas, debatidas y votadas por toda la clase trabajadora en asambleas y plenarios de los gremios convocantes y para extender las medidas allí donde dirige la CGT oficial.



El derrumbe de la estrategia “Nacional y Popular” para la deuda externa



El fallo confiscatorio contra Argentina forma parte de una acción mundial para forzar a las naciones endeudadas a pagar en forma integral las deudas usurarias de sus gobiernos y bancos, a costa de los trabajadores y del remate de las propiedades públicas.
En esta nueva situación planteamos:
  1. La suspensión de todo pago de la deuda con los capitales financieros internacionales, para defender las reservas del país y el rechazo a nuevos arreglos por parte del gobierno K.
  2. Reivindicar la jurisdicción nacional para los litigios de deuda que contraiga Argentina.
  3. Proceder a la inmediata nacionalización del sistema bancario para poner fin a la fuga de capitales y habilitar una restructuración de la economía nacional, que ponga fin a la dependencia financiera internacional.
  4. Convocar a una conferencia internacional para recuperar la soberanía de decisión nacional y repudiar los rescates del capital financiero a costa de la solvencia de las naciones endeudadas y de los intereses más elementales de los trabajadores.




Vamos hacia el Foro por un Proyecto Emancipador

afiche-foro-web




Comenzó la Campaña 100% SOBERANÍA POPULAR 
 Construyendo una alternativa de País

... Y vamos hacia el 2° FORO por un Proyecto Emancipador
24 de Noviembre de 2012 | Plaza Congreso, Ciudad de Buenos Aires
// 10propuestasdelacompa.wordpress.com//

Este sábado 17 de noviembre  comenzó con todo la “Campaña 100% Soberanía Popular. Construyendo una alternativa de país” de la Coordinadora de Movimientos y Organizaciones Populares de Argentina (COMPA) Con cientos de mesas en las calles de todo el país, buscamos instalar en la agenda pública 4 ejes sobre los que pensamos es necesario avanzar, para realmente comenzar a construir un país soberano, ellos son : los recursos naturales, el trabajo, el transporte público y el derecho a la tierra y la vivienda. Miles de persona se han expresado sobre estos puntos, estableciendo un ida y vuelta que entendemos como el punto de partida para cualquier proyecto que busque ser una alternativa popular para el cambio social. El sentido propio de esta campaña es poder establecer ese dialogo nunca fácil pero siempre enriquecedor y necesario con amplios sectores de la sociedad argentina que hoy no se encuentran representados en ninguna de las alternativas políticas hegemónicas , más aún en momentos como los actuales donde las condiciones de vida de gran parte del pueblo se ve en altas condiciones de precariedad.









Entrevista a Raúl Zibechi: La mirada provocadora, la mirada desde abajo


Raúl Zibechi no es políticamente correcto y menos con la izquierda de la que forma parte. En esta entrevista habla con contundencia sobre los procesos revolucionarios de oficina y sobre las experiencias reales miradas desde abajo, sobre los prejuicios de la izquierda, sobre el narcotráfico, sobre la mirada con perspectiva histórica… Es larga y no tiene desperdicio.
A finales de octubre de 2012 Raúl Zibechi, periodista uruguayo y analista internacional, viajó a México para presentar su más reciente trabajo “Brasil Potencia. Entre la integración regional y un nuevo imperialismo”, editado por Bajo Tierra Ediciones y JRA (Jóvenes en Resistencia Alternativa). Gracias a quienes hicieron posible este viaje y esta edición mexicana pudimos entrevistarlo acerca de varios temas sobre los cuáles consideramos es necesario reflexionar siempre. Este es el resultado de esta amena y polémica plática, en donde se abordaron algunos asuntos generales que nos fueron abriendo caminos para replantearse el abordaje de las luchas.
Ni planificar la revolución, ni transformar lo existente
-¿Es posible un cambio revolucionario en el México de hoy, contando las experiencias autonómicas y los niveles de desorganización y de fractura del tejido social?
Para pensar las transformaciones revolucionarias la única guía que tenemos es lo que sucedió en la historia, no podemos guiarnos por la ideología, porque la ideología es una declaración de intenciones o una construcción abstracta. Lo que creo es que hay dos ideas preconcebidas –sobre este tema de transformación revolucionaria- que me gustaría cuestionar.
Una es que un proceso revolucionario puede ser algo dirigido o planificado, en la historia ningún proceso de transformación revolucionaria exitoso –por supuesto dejo de lado la Unión Soviética o China, que han sido fracasados para mi- ha sido planificado previamente. Y la segunda es que, transformar lo que hay, construir una sociedad nueva no se puede hacer si previamente ésta no es destruida. Bueno, o tiene unos niveles de destrucción suficientes como para que en el lugar de lo que cae, lo que se destruye, se pueda construir un mundo nuevo.
Transformar el mundo sobre la base de lo que hay, a mi, no me parece factible. Ahí hay un juicio previo que es necesario modificar.
-Es impredecible el nivel de destrucción en el que vivimos y el que necesitamos para, tal vez, pasar por un proceso revolucionario…
En la historia, todas las revoluciones fueron hijas de la guerra: la Revolución Francesa, la Comuna de París, la Revolución China y la Revolución Rusa. ¿Por qué son hijas de la guerra? Porque había un nivel de destrucción tan grande que hacía que lo anterior no fuera viable, pero se podía construir sobre las ruinas otra cosa; después fue más o menos posible.Lo que a mi no me parece viable es transformar el mundo desde lo que hay, qué vas a hacer… ¿volar Sanborn’s?, ¿el Radisson?, ¿el mal?, ¿cómo transformas esto en otra cosa?, ¿el mal en otro espacio..? Yo no me lo puedo imaginar. Eso quiere decir que probablemente un proceso revolucionario no sea viable, aunque yo lo deseo y trabajo por ello, porque los requisitos previos no dependen de nosotros. Las revoluciones se hacen sobre la base de la destrucción del mundo anterior. Por ejemplo, la Primera Guerra Mundial no fue una construcción de Lenin ni de los bolcheviques, ellos lo que decidieron –ahí sí conscientemente- fue convertir la guerra en revolución. Que es lo que Lenin había visto en la Comuna de París, en la Revolución Francesa.
Desde un punto de vista más del pensamiento oriental, no es combatiendo lo que hay como eso se debilita, si tu combates frontalmente algo, lo fortaleces. Tremendo lío, ¿verdad? Filosófico, político, epistemológico…pero real.


No hay comentarios: