ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

viernes, 5 de julio de 2013

Famatina. Triunfa el pueblo, pero no abandona la lucha

(AW) El gobierno de La Rioja y la minera canadiense Osisko Mining Corporation firmaron la rescisión del convenio suscripto para desarrollar el proyecto de exploración con opción a producción de minerales en el departamento de Famatina. Comunicado de la Asamblea de vecinos.
¡Famatina sin Osisko! Un triunfo más del pueblo 

El gobernador de La Rioja, por decreto rescindió el convenio con la empresa minera. Celebramos el triunfo del pueblo, que en realidad dejó sin vigencia el contrato en el Famatinazo del 27 de diciembre de 2011 y en la pueblada del Corte de Alto Carrizal, el 2 de enero de 2012. 

Hoy, a 1 año y 6 meses de resistencia compartimos con ustedes esta conquista y agradecemos el inmenso apoyo a todos y cada uno, pero no bajamos la guardia. No olvidamos los atropellos, las amenazas, las persecuciones, las causas judiciales, las campañas de desprestigio hacia el Padre Omar Quinteros y la quita de fondos a nuestro municipio. 

No olvidamos la brutal represión del 11 de mayo de 2013, ni a sus responsables: el gobernador de La Rioja, el ministro Felipe Álvarez y la diputada Adriana Olima. 

No olvidamos a los diputados provinciales que le dieron la espalda al pueblo, rechazando el juicio político a Beder Herrera. No olvidamos que ya nos traicionaron (y en campaña política). 

El corte de Alto Carrizal no se levanta. Mientras siga Beder Herrera, mientras no se devuelvan los fondos al municipio, mientras no cesen las causas penales a nuestros vecinos, mientras no se prohíba la megaminería en nuestra provincia y en todo el territorio nacional, seguiremos ahí. 

Por Famatina, por el Velasco, por Laguna Brava, por los llanos riojanos, por el Aconquija, por nuestros hermanos cordilleranos: no olvidamos. ¡Resistimos! 

¡Vivan los pueblos de pie! 

Asamblea de Famatina 






Cápsula de gas lacrimógeno usada contra las multitudes en Turquía con la inscripción 'Made in Brazil' 
(Fuente: Epoch Times/Occupy Gezi / Facebook). 

"La ciudad es el lugar de la lucha anticapitalista" David Harvey (Revista Ñ, 30 de mayo de 2013)

Resulta difícil no vincular las recientes movilizaciones populares en Turquía y Brasil con el ciclo largo de protestas que comenzó en los países mediterráneos del norte de África. Cada una responde a contextos políticos y sociales diferentes, a distintas heterogeneidades multitudinarias, temporalidades diversas. Sobran, por obvias, las advertencias de que Sao Paulo no es Estambul, o que Estambul no es El Cairo o Madrid. Pero hay también referencias comunes, conexiones íntimas, viajes de ida y vuelta, y un mismo escenario: el de un capitalismo global en crisis.
El espejismo del crecimiento económico
Contrariamente a las protestas europeas, las de Turquía y Brasil tienen lugar en potencias regionales emergentes que experimentaron fuertes tasas de crecimiento en la última década. Tras caer en 2009 por el crac financiero, la economía turca llegó a crecer un 9,2% y un 8,5% en 2011; la brasileña, un 7,5% en 2010. Sin embargo, en los últimos tiempos este crecimiento se ha desacelerado. En 2012 Turquía creció un 2,2% y Brasil un 0,9%, en parte debido a la reciente apuesta por una política fiscal restrictiva. La fragilidad turca se asienta en un fuerte endeudamiento externo, con inversiones cortoplacistas atraídas por tipos de interés relativamente elevados; la brasileña, en una creciente dependencia en las exportaciones de las materias primas y en el endeudamiento interno (el crédito pasó del 25% del PIB en 2005 al 50% en 2012), pese al fortalecimiento de la demanda interna, apoyado en programas sociales, llevado a cabo bajo la presidencia de Lula...

No hay comentarios: