ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

jueves, 17 de octubre de 2013

La jornada laboral capitalista y la jornada laboral socialista

¿Nuestra idea de la jornada laboral no estará infectada? ¿No tendremos una percepción diferente de la jornada laboral si la pensamos desde el socialismo?
Michael A. Lebowitz


Este texto fue presentado como un comentario inicial para la discusión en el evento “Mesa redonda sobre la reducción de la jornada laboral”, que tuvo lugar en el Centro Internacional Miranda [Caracas] el 24 de abril del 2008
A medida que el primero de mayo se acerca, vale la pena recordar cuatro aspectos sobre ese día:
1. Para los y las trabajadoras el primero de mayo no es la celebración de un día feriado estatal, ni un regalo, sino que conmemorara la lucha —desde abajo— de las y los trabajadores.
2. Inicialmente, el primero de mayo se centraba en la lucha por una jornada laboral mas corta.
3. La lucha para una jornada laboral mas corta no es una lucha aislada sino una lucha contra la explotación capitalista.
4. La lucha contra la explotación capitalista es una parte esencial pero no es la única parte de la lucha general contra el capitalismo.
Hoy quiero exponer algunas ideas que se refieren tanto a la jornada laboral capitalista como a la socialista y espero que ellas puedan ser útiles en la lucha actual en Venezuela y que sirvan, de manera más inmediata, a los debates de hoy.
LA JORNADA LABORAL CAPITALISTA
¿Cual es la relación entre la jornada laboral capitalista y la explotación? Cuando las y los trabajadores laboran para el capital, cobran un salario que les permite comprar una cantidad determinada de mercancías. ¿Cuánto es el monto de este salario? El nivel de los salarios no ha tenido nada de automático sino que se ha determinado a través de las luchas de las y los trabajadores contra el capital.
Estas mercancías que constituyen el salario de las y los trabajadores contienen una cantidad determinada de trabajo y muchas veces se llaman a estas horas diarias de trabajo: “trabajo necesario”, es decir, son las horas de trabajo que se requiere para que las y los trabajadores produzcan las mercancías que consumen cada día.
Sin embargo, bajo el capitalismo, las y los trabajadores no laboran solamente las horas del trabajo necesario. No, el capitalista puede exigir que trabajen más horas porque, para poder sobrevivir, los han obligado a vender su capacidad de trabajo. La diferencia entre las horas de trabajo necesario y el total de horas que trabajan las y los trabajadores para el capitalista constituye el trabajo excedente – y es en última instancia, la fuente de las ganancias del capital. Es decir, las ganancias de los capitalistas se basa en la diferencia entre la extensión de la jornada laboral y el trabajo necesario: se basan en el trabajo excedente, el trabajo no pagado, es decir, la explotación...



La crisis pone en entredicho el liderazgo mundial de EE UU



EL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS PARALIZO EL DESAHUCIO DE UN EDIFICIO EN CATALUÑA

Europa frena un desalojo en España

La Justicia de Estrasburgo atendió las razones humanitarias argumentadas por las dieciséis familias ocupantes, a las que Madrid les da la espalda, y de este modo sienta un importante precedente en la materia.

No hay comentarios: