ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

jueves, 5 de diciembre de 2013

¿Fueron los negros de mierda?




"Los pobres son de nuevo el hilo más fino por donde se corta el asunto. No van a ser las patotas que golpean a favor de Monsanto, los exponentes del crimen organizado, ni los verdaderos responsables de la grave situación social y económicaque se vive en todo el país: los políticos que gobiernan para intereses sectoriales. Son una vez más los habitantes de los barrios marginalizados los que tienen que salir a explicar que no formaron parte de los saqueos, porque todos los dedos acusadores apuntan hacia el mismo lugar." Por Biblioteca Popular de Bella Vista.

¿FUERON LOS NEGROS DE MIERDA?

Posicionamiento de la Biblioteca Popular de Bella Vista ante los hechos sucedidos en Córdoba
Grupos organizados, numerosos, violentos, asaltaron comercios de la ciudad de Córdoba durante la tarde del 3 y la madrugada del miércoles 4 de diciembre. La Policía estuvo acuartelada, ausente de las calles y a media mañana se avanza en la solución de un requerimiento salarial que se arrastró sin respuesta durante varios días.
Algunos grupos motorizados y coordinados tumbaron en dos horas el orden público que tanto defienden los gobiernos capitalistas. La situación de los saqueos –de centenares de supermercados, tiendas de ropa, locales y localcitos– dio lugar a la noticia más relevante, no sólo lo robado, las pérdidas, ni los peligrosos enfrentamientos entre pobres, sino la reacción social, progresiva y en aumento, contra el caos que reinó en la ciudad.
Esta reacción lógicamente tuvo como objeto individualizar a los saqueadores, atacarlos y defender los negocios. Miles de personas armaron barricadas, persiguieron motos y autos, linchando cada vez que pudieron a los que efectuaban saqueos. Al grito de fuera negros de mierda, los pequeños y medianos comerciantes corrían a punta de palos, escopetas y pistolas a las motos que iban y venían en todos los barrios de Córdoba.
A la par de las medidas que tomaban por su cuenta los dueños de los comercios, se instaló un reclamo común: que las fuerzas represivas vuelvan a ocupar su lugar, abandonado por un acuartelamiento que sostiene la Policía de la Provincia de Córdoba desde la mañana del martes, en el marco de un reclamo salarial.
A la luz de los hechos es posible sacar algunas conclusiones:
1) Nunca en la historia de los saqueos se dieron características como ahora, de extrema coordinación entre los grupos que accionaron. Tal fue el grado de organización que algunos sitios comerciales gozaron de una especie de extraña suerte. Hiper Libertad, Paseo del Buen Pastor, Patio Olmos, Dinosaurio Mall, no sufrieron saqueos. Otro dato: a medida que las barricadas de los comerciantes se fortalecían, los grupos se dirigían hacia otros sitios más liberados...






El motín policial y los saqueos en varios puntos de la ciudad de Córdoba, en una noche de furia, pueden tener una lectura a varios niveles.
Uno tiene que ver con la descomposición de la propia institución, cruzada por la crisis que implicó la salida a la luz de sus relaciones con el narcotráfico, la trata de personas y otros grandes delitos.

Ligado íntimamente a lo anterior, existe una crisis "salarial" y de presupuesto, basada en la tercerización del ajuste. La crisis y descomposición del estado se manifiesta en la decadencia moral y estructural de sus propios brazos armados (en Santa Fe vimos el mismo fenómeno). El "narco-estado" es la expresión de la propia descomposición al no poder mantener en orden a los agentes que deben ejercer "el monopolio del uso de la violencia", el principio constitutivo de todo estado burgués "normal". Y esto sumado a la crisis histórica del "partido militar".

Un tercer elemento tiene que ver con la cuestión social. Como ya dijimos en otra oportunidad, los saqueos (que pueden haber sido impulsados por "operaciones" policiales o de otro tipo), actúan sobre un terreno social propicio en el que los sectores más vulnerables intenten resolver sus necesidades a través de este método. La Córdoba profunda que se quiere ocultar bajo la alfombra, la de la juventud de los barrios que tiene vedada su entrada "ciudadana" al centro, al que no puede ingresar sin sufrir algún apremio; irrumpe violentamente aprovechando la oportunidad de la crisis policial. La "Marcha de la Gorra" de hace algunos días, con más de 10 mil personas ya había adelantado en una acción progresiva, esta crisis...



Maduro a fondo contra la inflación y el acaparamiento
Cuando resta menos de una semana para las elecciones municipales del 8 de diciembre, las políticas para regular la inflación vienen mostrando resultados positivos

No hay comentarios: