ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

domingo, 19 de enero de 2014

(Entre Ríos y Cuba) Las vigas en nuestros ojos antes que la paja en el ajeno

... A esta altura huelga decir que estamos hablando de Cuba.

El país de José Martí tiene más de 105 habitantes por kilómetro cuadrado, en vez de los 16 de Entre Ríos. La patria de la austeridad y la amistad y la dignidad, cuando un país del mundo padece una catástrofe envía de inmediato un ejército de médicos. Cuando un país hermano padece problemas de analfabetismo, envía maestros. 
Nosotros, que tenemos al lado de un cero kilómetro un puñado de gurises espantando moscas para comer sobras en descomposición. Nosotros, que sembramos para Cargill el maíz transgénico patentado por Monsanto (ambas multinacionales estadounidenses), y que a nuestros hermanitos del barrio no les dejamos un mísero choclo en la mesa porque es caro, ¿tenemos autoridad para censurar otros sistemas? ...


Descubriendo Entre Ríos. Acerca de la descalificación ligera de luchas históricas

Realizamos un recorrido por el déficit del régimen que impera en nuestra región, atravesando distintos gobiernos, para saber dónde estamos parados a la hora de analizar otros sistemas.

Tirso Fiorotto

De la Redacción de UNO
tfiorotto@unoentrerios.com.ar

La columna de hoy se referirá a unos zapatitos de color rosa y al cultivo de cierta rosa blanca, hondas expresiones de Abyayala, pero iniciaremos el viaje por caminos pedregosos. 

Preguntamos a un entrerriano si sabía que su territorio había expulsado a 750.000 personas en solo 60 años, de modo que en un siglo hemos logrado el récord de contar tantos entrerrianos afuera como adentro del territorio.
Respondió que si bien conocía el éxodo ignoraba su gravedad.
(Pocos saben que la provincia envía al destierro a unas 40 personas cada día, y eso durante décadas, aunque el flagelo ha sido denunciado y analizado en innumerables oportunidades durante todo el siglo XX y en lo que va del XXI).
Entonces le preguntamos a nuestro interlocutor cómo haría Entre Ríos para dar un lugar a ese millón de hermanos en su tierra, cuando aquí se cuentan por cientos de miles los habitantes que ya viven hacinados en barrios de Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú u otras ciudades, muchos abastecidos por planes sociales porque no encuentran ingresos por la vía del trabajo. Y muchos metidos en la burocracia estatal saturada de empleados, precisamente porque el sistema mezquina otros canales para el sostén familiar.
Entonces nuestro amigo admitió que sería muy difícil duplicar la población (pasar de 1,2 millón a 2,4 millones), aunque veía justo devolver a los expulsados su lugar.
Apuntó que no sería fácil por la cantidad, y considerando además que muchos viven con sus hijos y nietos en barrios hacinados del Gran Buenos Aires. Es decir: habría que lidiar con los prejuicios de no pocos entrerrianos contra los “villeros”, aunque sean sus propios hermanos.



Hurgar en la basura
Le preguntamos qué pasaría si en vez de duplicar la población la triplicáramos.
Sugirió que, para no entrar en un colapso, habría que cambiar muchas cosas, crear industrias, repartir mejor la tierra… 
Nos dio pie para que apuntáramos por qué hoy no hacemos eso. Seguimos expulsando o hacinando en los barrios, y a la vez depredamos la naturaleza con un sistema de agronegocios ultra cuestionado por su impacto ambiental y por la concentración de los medios de producción en pocas manos, principalmente pooles y otros ricos. Qué nos llevaría a pensar que, a los fines de dar lugar a 2,4 millones más, haremos cosas que hoy no hacemos para que los entrerrianos tengamos trabajo, dignidad, arraigo. En resumen, para el vivir bien (sumak kawsay).
Reconoció que este sistema no tiene respuestas para tanta población. Es decir: si hoy encontramos familias hurgando en los tarros de basura, otros amontonados en barrios sin destino, y otras marchándose, y aún así contaminamos y practicamos el extractivismo, entonces agregar otros millones sería imposible.
No conformes, quisimos hacer más extrema la situación y le preguntamos cómo haría la provincia para dar educación, alimentos, salud no ya a un millón sino a 8 millones de habitantes.
La respuesta fue, a esta altura, una sonrisa. ¡Colapso! ¡Hambruna! ¡Guerra civil!
Y bien, allí queríamos llegar. 



Con el imperio al lado
Es que las preguntas surgieron porque nuestro amigo había estado cuestionando el régimen de un país hermano que, en proporción, en un territorio como el de Entre Ríos no tiene 1,2 millón de habitantes sino 8 millones.
Ese país muestra los más bajos índices de mortalidad infantil, los más altos de esperanza de vida, no presenta los problemas de drogas e inseguridad de nuestro territorio, sus deportistas son los mejores, sus artistas maravillosos, y las familias están curadas de un flagelo grave que padecemos aquí: el consumismo.
Pero además, ofrece a sus hijos estas condiciones en medio de un ataque económico que le asesta día tras día el imperio más grande del planeta en toda la historia de la humanidad: Estados Unidos de América. 
A esta altura huelga decir que estamos hablando de Cuba.
El país de José Martí tiene más de 105 habitantes por kilómetro cuadrado, en vez de los 16 de Entre Ríos. La patria de la austeridad y la amistad y la dignidad, cuando un país del mundo padece una catástrofe envía de inmediato un ejército de médicos. Cuando un país hermano padece problemas de analfabetismo, envía maestros. 
Nosotros, que tenemos al lado de un cero kilómetro un puñado de gurises espantando moscas para comer sobras en descomposición. Nosotros, que sembramos para Cargill el maíz transgénico patentado por Monsanto (ambas multinacionales estadounidenses), y que a nuestros hermanitos del barrio no les dejamos un mísero choclo en la mesa porque es caro, ¿tenemos autoridad para censurar otros sistemas? 
Decía el prócer cubano: “Se agrupan sus habitantes en castas endurecidas (…) se amontonan de un lado los balcones de oro, con sus áureas mujeres y sus caballeros mofletudos y ahítos, y ruedan en el albañal, como las sanguijuelas en su greda pegajosa, los hijos enclenques y deformes de los trabajadores”. Palabras de Martí hace 130 años, en referencia a la sociedad de los Estados Unidos, como si estuviera mirando nuestra Paraná, nuestra Concordia del siglo XXI.



Mirarnos en el espejo
Cuba tiene 12 millones en una islita poco más grande que Entre Ríos. En proporción, nosotros debiéramos ser 8 millones aquí. Somos solo 1,2 y (para este régimen) sobramos. Nuestro sistema es expulsor, hacinador y depredador pero además, corre adonde el viento sople. ¿No fuimos los primeros en privatizar todo, bancos, energía, ferrocarril, rutas, medios masivos, dragado y balizamiento, y hasta las jubilaciones, cuando el imperio mandó despojar al pueblo?...




La movilización popular paraliza definitivamente el bulevar de Gamonal

CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO - Estado Español
GABINETE DE PRENSA CONFEDERAL
La movilización popular paraliza definitivamente el bulevar de Gamonal
La Confederación General del Trabajo valora positivamente la paralización definitiva de las obras del bulevar de Gamonal. El sindicato considera que la unidad y lucha de las y los vecinos del barrio, junto con el apoyo en la calle de miles de personas de distintos lugares del estado español, han sido las responsables de la paralización de una obra especulativa y megalómana...


Bulevar Vs Gamonal: Crónica de un conflicto anunciado






Hamburgo: "El futuro de Rote Flora no depende de la orden del juez"
Entrevista con Andreas Blechschmidt, activista de ese centro social :: "Generar un proceso de movilización que tenga tanta potencia que impida realizar el desalojo"
Desde que el pasado 21 de diciembre una manifestación con un triple objetivo –la defensa del centro social Rote Flora, la denuncia de un caso de especulación inmobiliaria y la demanda del derecho de residencia para los refugiados llegados desde Lampedusa– intentase recorrer las calles del barrio Schanzen­vier­tel de Hamburgo, esta ciudad del norte de Alemania se ha colocado en el candelero mediático europeo. A los fuertes disturbios que tuvieron lugar en la manifestación hay que añadir el estado de excepción decretado por las autoridades locales desde el 3 de enero. Charlamos sobre lo sucedido y lo que está por suceder con Andreas Blechschmidt, activista del centro social y cultural Rote Flora...



Catalunya, independencia y liberación






Los justicieros de Tierra Caliente

Cientos de civiles armados mantienen desde hace un año una guerra abierta contra los narcos que controlan Michoacán ante los ojos de un Estado mexicano rebasado.

Los grupos de autodefensa reconquistan poco a poco el terreno controlado por los Caballeros Templarios. EL PAÍS asiste a sus últimos avances




Aldo Ferrer propone un desdoblamiento cambiario ante la falta de dólares

El economista y ex funcionario del Gobierno consideró que "la causa de la inflación es la insuficiencia de divisas"...

No hay comentarios: