ANRED

ANRED
Red Nacional de Medios Alternativos

domingo, 3 de julio de 2016

Celebremos la Independencia alumbrando lo que nos falta

Aportamos aquí una lectura posible de la independencia argentina para compartir entre estudiantes entrerrianos. Una ayuda memoria con preguntas y respuestas.

Daniel Tirso Fiorotto
De la Redacción de UNO Entre Ríos - 3/7/2016



Queremos analizar el sentido de la independencia, además de analizar cómo estamos hoy, qué podemos dar por la patria grande y qué espera la patria de nosotros.

1-¿Qué significa la independencia?

-Significa salir de un estado de subordinación, vivir sin rendir cuentas ni obedecer a un Estado extranjero, dictar leyes propias, decidir sobre el territorio, conocer la unidad del humano en la naturaleza y respetar la soberanía particular de los pueblos. Independientes son los pueblos que ejercen su soberanía y lo hacen sin destruir el ambiente, es decir, no se dejan dominar por otro pueblo y a la vez se desvisten de los ropajes ajenos que les fueron impuestos. Independencia no equivale a aislamiento sino a interdependencia, interacción de igual a igual, reconociéndonos en el paisaje propio.

2-¿Desde cuándo quisimos ser independientes?

-Los habitantes del territorio entrerriano resistimos a la invasión por siglos. Hubo negociaciones pero jamás una aceptación colectiva de la apropiación del territorio por el invasor, y tampoco una resignación frente a los atropellos. Los pueblos lucharon y luchan de distintas formas por la libertad y la independencia. A veces tenemos que hacerlo contra nuestros propios prejuicios y vicios, nuestro estado de servidumbre quizá inconsciente, y contra esquemas heredados de la invasión, por ejemplo: el antropocentrismo, la soberbia del humano.

Desde las Instrucciones

3-¿Hubo manifestaciones explícitas por la independencia antes de 1816?

-La resistencia charrúa de tres siglos antes de la independencia formal es una manifestación explícita. Ya en el siglo 19, las Instrucciones del año 13 para presentar ante la Asamblea empezaban con un reclamo artiguista por la independencia. También se manifestó una actitud por la emancipación en el izamiento de la bandera de los pueblos libres (bandera federal, entrerriana) en 1815, y en el Congreso de Oriente en Concepción del Uruguay, en ese mismo año.

4-¿Qué significado tiene el 9 de julio de 1816?

-El bicentenario de este 9 de Julio es un hito en la historia del Estado argentino, y por consiguiente, en la historia de los argentinos, si consideramos la influencia del Estado en nuestras vidas, por la Declaración formal de la independencia. Más aún cuando se aclaró la libertad frente a toda dominación extranjera. También es un hito para nosotros porque cumplimos esta etapa con alto costo en sangre, sudor y lágrimas, y porque nos inspira a completar el propósito.

Matar a Artigas

5-¿La independencia significa para todos lo mismo?

-No, algunos lucharon con alto sacrificio y no experimentaron gran cambio en sus vidas, en sus comunidades, porque continuaron bajo el yugo de las mismas clases poderosas locales. La independencia vista desde el litoral implicaba, por caso, la distribución de tierras, no así desde la mirada metropolitana.
Los entrerrianos sabemos que el poder metropolitano vio la independencia de una manera bastante sesgada, más interesado en conservar y acrecentar ese poder centralizado que en la unidad de los pueblos y sus autonomías, por eso el distanciamiento con todos los vecinos. Recordemos que en el instante en que se declaraba la independencia se abandonaba a nuestra región.

6-¿Por qué Entre Ríos no participó del Congreso de Tucumán?

-El recelo del Litoral es lógico, si poco antes de la declaración de independencia Buenos Aires había pactado con España la entrega de todo el Uruguay y gran parte de Entre Ríos a Europa, como quien intentara apaciguar al león con una pierna. La lucha de José Artigas y los suyos se enfocaba en reclamar a Buenos Aires que encarara decididamente la guerra por la independencia contra España y Portugal, y Buenos Aires se concentraba en mandar repetidas expediciones para subordinarnos y cometer magnicidio, es decir: matar a Artigas.
Después, el puerto obedecería a las intrigas inglesas para desarticular a las provincias unidas, extirpando el Uruguay. Estas son las razones por las cuales Entre Ríos, Santa Fe y otras provincias no participamos del Congreso de Tucumán: estábamos bajo el asedio de la Buenos Aires monárquica y unitaria, con cero confianza.

Las Malvinas

7-¿Esa desconfianza fue superada?

-Gritar libertad y buscar un rey con sangre europea era la norma y pinta bien el eterno relato de la oligarquía argentina. Digamos además que la independencia significó poco para los esclavos, poco para los pueblos originarios y los criollos pobres, y a partir de entonces Buenos Aires inició un proceso infernal de apropiación de tierras y atropellos varios que concluyó con la arremetida sobre la Patagonia y el Gran Chaco, el ataque de la tiple Alianza al Paraguay y la guerra a Entre Ríos, ya en la segunda mitad del siglo XIX. La rapiña sobre la tierra es un síntoma de continuidad de la colonia, porque esos propietarios negociaban por interés sectorial con el extranjero, contra el bien común. Además son innumerables las denuncias sobre la ausencia de federalismo en el país, aunque esté expreso en la Constitución. La desconfianza en el poder de la metrópolis continúa.

8-¿La independencia está inconclusa?

-La Argentina aún no logró ese anhelo de independencia. Sufre en su territorio el peor acto de colonialismo retrógrado en el mundo, con la desafiante presencia militar británica en el Atlántico Sur. Son millones de kilómetros cuadrados usurpados por un país símbolo del colonialismo y la esclavización y aliado del peor imperio de todos los tiempos. No estamos liberados, entonces, de toda dominación extranjera. Nadie puede celebrar la independencia argentina sin hacer referencia al Estado enemigo actual, que es uno, se llama Gran Bretaña. Además, si el colonialismo continúa en la Argentina, la misma gravedad ha adquirido la colonialidad.

9-¿Qué es la colonialidad?

-Es un modo de dominación, la continuidad del colonialismo por otras vías, mediante el capitalismo y el racismo, en sus diversas variantes. Colonialidad es control, apropiación y explotación, y es también resignación e ignorancia. Para salir de la colonialidad debemos vencer también nuestras debilidades. Se cuela por la producción, el comercio, las academias, la cultura, las escuelas, los medios masivos, la política, las religiones, con un adicional: la naturalización del estado de cosas, en los sectores dominados. La propaganda y el consumismo son expresiones del mismo sistema de dominación.

10-¿Entonces hoy no somos independientes de toda dominación extranjera?

-Hoy no somos todavía independientes porque Gran Bretaña usurpa un inmenso territorio y su plataforma marina, en una extensión que equivale a varias provincias; por la presencia de otros poderes opresores, y por la colonialidad que nos corroe desde adentro. La independencia debe celebrarse pero no como un logro alcanzado sino como una meta.

La colonia no murió

11-¿Quiere decir que todavía estamos en una etapa colonial?

-Sin dudas. Porque no todo el territorio argentino fue liberado. Es lo que diríamos si Gran Bretaña asaltara la provincia de Buenos Aires, o la provincia de Córdoba. Es lo mismo. Todavía somos colonia, no gobernamos en nuestro territorio.

12-¿El día que recuperemos las Malvinas seremos independientes?

Ese día habremos logrado derrotar por fin al colonialismo europeo. Sin embargo, nos quedará la colonialidad.

13-¿Dónde vemos la colonialidad?

-En el predominio de las multinacionales y el capital concentrado, en el menosprecio de manifestaciones culturales propias, en la uniformidad del consumo para favorecer el gran mercado del primer mundo, en la propaganda a favor de sectores de poder y naturalizada, y en el culto a las formas de pensar del invasor y a sus pretendidos próceres.

14-¿Qué podemos hacer para liberarnos de la colonialidad?

-Primero, tomar conciencia de la patria grande, es decir, de la unidad de los pueblos del Abya yala (América), y los daños infringidos por el imperialismo, el colonialismo y la colonialidad. Debemos curarnos de eurocentrismo y racismo, y comprender que la modernidad es fruto de la colonialidad, el genocidio y el saqueo. Jamás aceptar que nuestros pueblos de Abya yala y África están afuera de la historia, porque eso es un engaño europeo. A ese sistema le debemos la esclavización, el saqueo, la distorsión y subordinación de nuestras culturas y nuestros modos de pensar.

15-¿A qué saberes de nuestros pueblos debemos prestarles atención?

-Hay que recuperar saberes sepultados por el invasor. Son inabarcables. Por ejemplo: la armonía del humano en la naturaleza, el vivir bien, la vida complementaria y no competitiva, la comunidad y no el individualismo, la lucha por la emancipación y no la resignación o la cobardía.

Conocernos

16-¿De qué otra manera podemos colaborar con la independencia?

-Siendo solidarios y comunitarios en vez de individualistas, cultivando la amistad con otras comunidades, acompañando; también cultivando alimentos sanos y en cercanía, protegiendo la biodiversidad, precavidos contra los monocultivos; conociendo nuestro entorno, los ríos, las culturas, los pájaros, los árboles, las mariposas, los peces, los alimentos, los distintos pueblos originarios, las migraciones, el arte, y el paisaje que involucra todo eso con nosotros mismos, pero es mucho más. Conocer las luchas, los silencios, las maneras. Ser independiente es conocer, apreciar, y eso se logra quizá en una caminata bajo los árboles, en una rueda de mate, en una lectura…

17-¿Con qué pueblos celebramos la independencia?

-Con los hermanos latinoamericanos, principalmente. Con muchos de ellos tenemos una eterna deuda de agradecimiento, empezando por los haitianos que fueron los primeros en luchar contra la esclavitud y por la independencia a la vez y vencieron a los ejércitos más poderosos de la Tierra.

18-¿Contra qué colonialismos han luchado nuestros pueblos?

-Contra el colonialismo español, inglés, portugués, francés, norteamericano… Agreguemos el colonialismo del capital financiero y las multinacionales. El mandato de la independencia es contra todo dominio extranjero, e incluye al gran capital y a sus socios de acá, que practican lo que se ha llamado el colonialismo interno. Cuando aceptamos que una empresa monopolice la patente de una semilla transgénica, por caso, estamos arodillándonos.

19-¿Cómo desgastamos hoy la independencia, por lo menos en el grado que hemos alcanzado?

-La atacamos al ignorar o menospreciar a nuestros luchadores, erosionar o envenenar el suelo, talar nuestros montes y poner en riesgo la biodiversidad; también al menospreciar los saberes antiguos del suelo, poner en peligro las fuentes de agua, ningunear la trama compleja de la naturaleza y la cultura, practicar políticas invasivas sobre el ambiente; adueñarse de vastos territorios y expulsar a la biodiversidad, en ella el humano, por ambición; lo mismo al practicar un tipo de racismo como el hacinamiento, que impide el vivir bien, o al ningunear a nuestros luchadores, sea los que pusieron el pecho en las Malvinas o los que militan en agrupaciones sociales, ambientales, o realizan grandes aportes en silencio, a veces ignorados.

No hay comentarios: